#CronicaReal | Vencer y convencer (4-1)

Cuarto partido oficial de la temporada y tercer derby para el equipo blanco que, tras la derrota en la Supercopa de Europa ante el Atleti y los triunfos ligueros contra Getafe y Girona se iba a jugar los 3 puntos contra el Leganés.

Sin embargo, ante los pepineros se guardaba un par de sorpresas Julen Lopetegui que involucraban (con distinta suerte) a dos de los premiados en la última gala de la UEFA(cuya ofrenda al público se produjo antes del choque): Keylor Navas y Luka Modrić. Si para el costarricense aguardaba por primera vez esta temporada el banquillo (permitiendo así el ansiado debut por parte de gran parte de prensa y afición de Thibaut Courtois) el croata, en cambio, sería titular por primera vez desde la llegada del vasco al banquillo madridista.

El Madrid salió dispuesto a demostrar desde el primer Segundo que quería conservar el liderato y ya a los 5 minutos a Asensio se le iba una vaselina por encima de la portería de Cuéllar y a los 9 Benzema no llegaba por muy poco a un estupendo pase de Bale.

Apenas unos minutos después una mano en el area pepinera serviría como anticipo para el gol de Bale cuando el galés remachaba a la red un estupendo pase hacia atrás de Dani Carvajal(min.15).

El Madrid estaba acorralando a un Leganés que no parecía tener ni balón ni respuesta al juego madridista pero justo después de que Bale reclamara penalti en nuevo ataque madridista se señalaría una pena máxima sí, pero en el área blanca. Carrillo engañaba a Courtois y el 1-1 que subía al marcador (22’).

El gol supondría un duro golpe para el Madrid que por primera vez veía como los de Pellegrino comenzaban a tocar con comodidad. Sin embargo, más allá de un tiro fácil que significó la primera parada de Courtois, con el Madrid, no se tendrían noticias ofensivas de los del sur de Madrid y sobre la media hora de partido los blancos ya volvían a mandar en el encuentro.

Sin embargo, el balón ya no circulaba con tanta velocidad como antes del empate y el juego era previsible para una defensa que estaba totalmente encerrada y sin sobresalto alguno, al menos hasta que a falta de 4 minutos para el descanso Cuéllar hacía una estupenda parada con el pie a una excelente volea sin ángulo de Karim Benzema.

La polémica reaparecería en cuanto ambos equipos salieron de los vestuarios. En el minuto 47 el árbitro anulaba un gol de cabeza de Karim Benzema por presunta falta de francés. Sin embargo, y tras tres minutos de discusión con el VAR, el colegiado se acercaba a la pantalla del video arbitraje para finalmente conceder un nuevo gol del ariete francés.

Benzema estaba en racha y apenas 11 minutos después, y tras lamentar como una volea de Kroos se marchaba pegada al palo, Karim anotaba su doblete particular después de una excelente
combinación ente Bale, Marcelo, Modric y el propio 9 madridista. Sin embargo, la ovación no se la llevaría el francés sino un Luka Modrić que en ese mismo instante abandonaba el campo en mitad de un grito que resonaba más que nunca, “Lukita, balón de oro“.

El Madrid estaba cansado y el Leganés ya no podía pararlo, tanto es así que Marcó Asensio forzaba un tercer penalti en apenas 7 días que se encargaría de anotar el que ya es el lanzador principal de la plantilla desde los 11 m: Sergio Ramos.

Con todo ya decidido, el Madrid utilizaría los últimos minutos para dar más muestras todavía del preciso y precioso juego que quiere ejecutar Lopetegui, con acciones tan espectaculares como una ruleta dentro del área de Isco que a punto estuvo de rematar en el segundo palo Benzema o una conducción espectacular de Asensio que Gareth Bale remataría alto.

Al final, nueva victoria por 4-1 y el Madrid que se va al parón como líder y, lo que es más importante, convenciendo a los más reacios al cambio y a su propio técnico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *