Crónica Real | Valverde y Modric demuestran qué es el Real Madrid (0-3)

La noche de este martes 6 de septiembre la UEFA Champions League regresó y, con ella, el rey de la competición también hizo lo propio ante el Celtic en Glasgow. Los merengues ganaron por 0-3 en un partido cuyo resultado puede ser engañoso. La primera parte fue una pesadilla y los escoceses merecieron más, pero normalmente se trata de cómo terminas, más allá de cómo comienzas. En una noche que parecía de completa oscuridad, Valverde y Modric demostraron de nuevo qué es el Real Madrid y por qué es el máximo ganador de la Liga de Campeones.

Ancelotti decidió salir con el que podríamos considerar como el once de gala: Courtois; Carvajal, Militão, Alaba, Mendy; Tchouaméni, Modric, Kroos; Valverde, Benzema y Vinícius Jr.

Mendy vio la primera amonestación del partido tras atinar con su brazo en la garganta de Liel Abada apenas en el minuto 10. Tan solo tres minutos más tarde, a la salida de un córner del Madrid, el Celtic casi concreta el primer gol a la contra. Tras una falta ofensiva de Alaba en el área escocesa, los locales ejecutaron velozmente y abrieron a la banda izquierda con Jota, quien, de primera, metió un pase cruzado al propio Abada, quien definió directo al cuerpo de Courtois.

El Celtic era mejor que el Madrid y si no estaba ya por delante en el marcador era simplemente por dos factores: falta de puntería y de suerte. Un remate de McGregor a los 20’ se estrelló en el vertical derecho de Courtois.  Los actuales campeones de Europa no lograban salir de su propio campo. Fueron innumerables las recuperaciones del Celtic en campo ofensivo. No había manera de dar dos o tres pases consecutivos.

Y las malas noticias solo comenzaban para el Madrid. Tras 25 minutos, el capitán, goleador y mejor jugador de la UEFA en la temporada pasada, Karim Benzema, se resintió de la rodilla derecha y, en el 30’, tuvo que salir sustituido directamente al vestuario. Eden Hazard ocupó su lugar. 

Y, casualmente, la primera ocasión clara luego de la entrada del belga fue para él mismo. Un inexplicable fallo del 7 debajo del arco y con Hart ya vencido mantuvo el empate a cero en el marcador. Al 43’, Hazard logró habilitar a un solitario Vinícius Jr., quien encaró al portero inglés en un mano a mano que terminó siendo ganado por el guardameta. El extremo brasileño quedó con ganas luego de su fallo anterior y, antes del pitido de mediotiempo, remató desde la banda izquierda pero directo a la posición que ocupaba el portero rival. 

Todo quedó igual al descanso, con un gran Celtic, que merecía la victoria hasta ese momento del partido. Pero ante el Rey de Europa no marcar suele pagarse muy caro.

Para la segunda parte, el entrenador italiano decidió retirar a Éder M. para dar entrada a Rüdiger. Un cambio que quizá se entendía más si hubiese sido por Mendy, que tenía amarilla ya, y pasaba Alaba al lateral. 

Fue empezar el segundo tiempo y el Celtic dejó claro que no planeaba cambiar su plan. Maeda, otro que vino desde el banquillo, casi marcó el 1-0, pero falló un gol de una manera muy parecida al fallo de Hazard en la primera parte. El remate del nipón salió mordido y Courtois pudo atraparlo sin problemas.

Como suele ocurrir, cuando no marcas, te marcan. Y el Real Madrid se lo hizo saber al Celtic.  Valverde hizo un control con pase incluido de manera acrobática para dejarle el balón a Hazard, quien luego abrió para el uruguayo en la banda. Como es costumbre con ‘Fede’, hizo toda la banda y terminó con un centro milimétricamente medido para que ‘Vini’ solo tuviese que empujar la pelota al fondo de la red. 0-1.

Fue abrir la lata y comenzó la fiesta. Tan solo dos minutos después del gol de Vinícius, llegó Luka Modric. El croata definió dentro del área con el exterior de su pie derecho, como marca registrada, luego de recortar a un defensor del Celtic. 

Como era de esperarse, el Celtic se lanzó al ataque en búsqueda del descuento. Para controlar un poco más el arreón que venía, Ancelotti dio entrada a Camavinga para los últimos 20 minutos.  Por su parte, el Celtic hizo una triple sustitución: O’Riley salió para dar entrada a Mooy, así como también lo hicieron Hatate y GiaKoumakis para dar paso a Turnbull y Furuhashi.

En este punto, Valverde podía ser ya considerado el mejor del partido, con una medalla de plata para Modric. Ambos dieron un recital en la segunda mitad y, de nuevo, como ya se ha dicho antes: pareciera que la calidad de Luka no solo parece no tener fecha de caducidad sino que cada vez va en aumento.

Pero el partido no iba a quedar con el 0-2 en el marcador. Hazard anotó el tercer gol para consumar la goleada en Glasgow. Un pase de Kroos en diagonal para Carvajal que entró como un puñal al área dejó todo servido para que el lateral sirviese en bandeja de plata al belga, que solo tuvo que empujar el balón.

Para afrontar los últimos 10 minutos, Ancelotti dio entrada a Asensio y a Rodrygo por Vinícius Jr. y Luka Modric, quien fue aplaudido una vez más en el campo de un rival.  Los minutos restantes se basaron en salir a la contra tras las pérdidas del Celtic. A punto estuvo Rodrygo de marcar en una de esas contras, pero su remate pasó desviado del arco custodiado por Hart.

Casi poéticamente, el árbitro pitó el final cuando la pelota estaba en los pies de ‘Fede’ Valverde, quien hoy ha sido, sin dudas, el mejor del equipo con una asistencia que abrió el partido y con un despliegue físico descomunal en toda la banda derecha y en el mediocampo.

Celtic 0-3 Real Madrid y la racha de victorias continúa para el Rey de Europa.

Foto: ANDY BUCHANAN/AFP via Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *