Crónica Real | Un empate tan helado como El Sadar (0-0)

Todo hacia presagiar un mal resultado en el campo de Osasuna, obligado el Real Madrid a Pamplona por parte de La Liga, el avión en pista sin poder despegar hora y pico, el campo helado hasta minutos antes de jugarse el encuentro y Zidane, que nuevamente ha tenido una noche aciaga a la hora de desatascar el partido ante Osasuna.

No ha sido un partido de grandes ocasiones para ninguno de los dos conjuntos pero enfrentándose el Real Madrid a uno de los conjuntos con peor registro en goles en contra de la Liga, no parecía ser una misión tan imposible el perforar la portería de Osasuna, pero no, los nuestros no están teniendo su mejor año en materia goleadora y mucho menos en la creación de juego. Hoy no ha sido porque se hayan enfrentado ante un equipo totalmente replegado, Osasuna juntaba las líneas defensivas en los momentos que el Real Madrid sobaba la pelota, anulando así la creación de espacios a los de Zidane.

Hazard que hoy ha sido titular, aun no logra encontrarse a si mismo y no puede lucir su futbol cuando se juega con nula velocidad ofensiva. Benzema en su continuo ida y vuelta del área termina por no estar en ningún lado concreto restando mas de lo que suma.

Modric y Kroos, no han logrado aportar fluidez y Casemiro ha tenido hoy sí, un partido solido en tareas defensivas, que es lo mínimo exigible. Varane es la sombra del Varane que conocemos desde hace mucho tiempo y ahí sigue inamovible del once titular cuando no da seguridad a la pareja defensiva. Mendy hoy no ha logrado percutir en banda izquierda salvo un par de centros contados que no han encontrado rematador, porque el teórico 9, tiene alma de mediapunta.

Y así, han ido pasando los minutos con un Osasuna perfectamente desplegado en el terreno de juego en el que no se ha visto atacado con peligro real en ninguna de las dos partes del encuentro. Es más dispuso de una de las acciones de mas peligro en un cabezazo a bocajarro en el que Courtois estuvo atento tapando el palo, porque el resultado ha podido ser peor aun que el juego que ha realizado el conjunto madridista en la noche de hoy.

Llegó la segunda y mitad y ante la imposibilidad de encontrar espacios fructíferos en banda, Zidane creyó que dar entrada a Valverde por Asensio, (que no había sido uno de los peores del encuentro) cambiando a un 4-4-1-1 podría surtir efecto a la hora de mover a los centrales de su zona. Pero nada, el cambio fue en vano, y termino por hacer cambios sin sentido como dar entrada a Isco y Mariano por Modric y Hazard, el cambio del belga más lógico por su reciente recuperación de lesión. Aún así el juego se baso en los veinte minutos finales en colgar balones ante una defensa que les superaba en altura, y que lo ha demostrado durante todo el encuentro ya que no ha permitido que la gente que ocupaba el área por parte del Real Madrid hayan rematado con peligro acción alguna.

Ha sido una noche para olvidar, una más en la temporada que llevamos donde nos estamos acostumbrando por desgracia al mal juego y a la mala reacción de Zidane a la hora de cambiar el transcurso de un partido otra vez ante un equipo inferior al Real Madrid, son demasiados partidos similares esta temporada y en todos se han visto los mismos males y los nulos remedios para ellos.

No es excusa al mal juego y mal resultado el estado del césped, ya que a pesar de haber estado helado a aguantado bastante bien la nevada que aunque no ha sido copiosa ha sido incesante durante todo el encuentro, no ha habido resbalones prácticamente por el estado del terreno de juego, con lo cual, esa carta no es utilizable en la noche de hoy, los temas del césped se los dejamos al “jardiner de Terrasa”

 

Texto: @AntonioMorato_2
Foto: ANDER GILLENEA/AFP via Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *