Crónica Real | El Real Madrid hace de Anfield el teatro de sus sueños (0-0)

El Real Madrid visitó Anfield este miércoles para cerrar la llave de los cuartos de final de la UEFA Champions League ante el Liverpool, un duelo que, entre ambos clubes, acumula hasta 19 Copas de Europa sumando el palmarés de ambas instituciones.

Luego de las polémicas declaraciones de Klopp acerca del Estadio Alfredo Di Stéfano, el club blanco también dejó un recado entre líneas antes de comenzar el entrenamiento de ayer. Una eliminatoria que no tuvo pausa aunque el silbato haya sonado en Valdebebas el pasado martes.

Tras un 3-1 de local, el panorama era favorable para afrontar un difícil partido, tomando siempre en cuenta que el Liverpool vende muy cara una eliminación en competición europea.

Con Valverde como lateral derecho supliendo a Lucas Vásquez, quien fue lesionado por una entrada de Sergio Busquets en El Clásico del fin de semana, el Real Madrid buscaba un nuevo pase a las semifinales de la Copa de Europa, en donde enfrentaría al Chelsea de Tuchel, que eliminó ayer al Porto.

Como se esperaba, los reds comenzaron el encuentro al 100%, a diferencia de lo que fue el partido en Valdebebas. Salah fue quien tuvo el primer balón clave para abrir el marcador en los primeros 5 minutos tras un gran pase de Mané, pero Courtois privó al egipcio de celebrar un nuevo gol vistiendo la camiseta del Liverpool.

Karin Benzema encendió las alarmas tras una durísima entrada de Milner, que terminó con el tobillo del 9 madridista. La entrada no valió ni una tarjeta amarilla para el capitán inglés. El francés se levantó aquejado por el dolor, pero pudo seguir. 

El propio James Milner protagonizó la siguiente jugada de peligro tras rematar de derecha y desde fuera del área, pero el meta belga del Madrid sacó una buena mano para enviar el balón fuera de los tres postes.

Las bandas eran una pista abierta para los laterales del Liverpool, Robertson y Alexander-Arnold, por izquierda y por derecha, respectivamente. Vinicius y Asensio fallaron numerosas coberturas y apoyos para con Valverde y Mendy, lo cual facilitó la incisiva tarea de los extremos rojos, Mané y Salah. Recién en el minuto 17, ‘Vini’ cometió una falta en labores defensivas. Kabak remató de cabeza el centro enviado por ‘Robbo’, pero el balón se marchó desviado.

En el minuto 20, el Madrid tuvo, quizá, la jugada más clara de todo el partido merengue hasta ese entonces. Benzema intentó hacer un pase al centro del área, que sería desviado por un defensor red y el balón terminó estrellándose en el poste de Alison. 

Casemiro sufrió una importante entrada de parte de Fabinho, que no fue sancionada por el árbitro principal del encuentro. El mediocentro defensivo del Madrid se desquitaría en la siguiente jugada, cuando barrió a Milner pegado a la línea y frente al banquillo del Liverpool. Amonestado el 14 merengue.

Poco más tuvo el primer tiempo, tras unos intentos infructuosos, Wijnaldum estuvo muy cerca de marcar dentro del área tras un pase de Alexander-Arnold.

Para la segunda mitad, el ‘Pool’ comenzó nuevamente con todo. Esta vez Firmino sería el encargado de amenazar el cero en el arco blanco, pero nuevamente Courtois cerró la puerta a la esperanza de remontada de los ingleses. 

Klopp decidió poner todo su potencial ofensivo en campo y dio espacio a Diogo Jota y Thiago Alcántara, en los lugares de Kabak y Milner, retrasando a Fabinho al centro de la zaga y dejando arriba al portugués junto con el tridente Firmino, Mané y Salah.

La presión incesante de los reds casi daba rédito en una jugada que obligó a Valverde a despejar de zurda con muchísima fuerza. Lo curioso es que este despeje resultó en un pase en profundidad a Vinicius, que estuvo muy cerca del 0-1, pero Alison evitó el tanto del extremo.

El equipo dirigido por el alemán Klopp aumentó aún más la presión ofensiva y entre el 68’ y el 70’ tuvo dos ocasiones muy claras con sendos remates dentro del área. En ambas ocasiones, la humanidad de Eder Militão dijo presente para proteger la portería y el arco en cero.

Jota tuvo una gran ocasión cuando se internó desde la parte izquierda del campo hacia el centro del área, pero la bola terminaría golpeando la red por el lado exterior y el árbitro principal concedió tiro de esquina para los ingleses. 

Zidane sabía que hacía falta refrescar el equipo y decidió poner en el terreno de juego a Rodrygo, por Vinicius, y a Odriozola, por Toni Kroos, pasando así a Valverde, de gran exhibición readaptado a lateral derecho, al mediocampo.

No hubo tiempo para mucho más. El Madrid se encerró y puso candado al marcador, dando ingreso a Isco para contemporizar un poco más en el centro del terreno de juego, pero defendiendo con todos los jugadores posibles para detener al Liverpool y asegurar así el 0-0 en el marcador. 

Valverde fue, probablemente, el mejor jugador en campo, dejando sin opciones a Mané en innumerables ocasiones y obligándolo a recular o a jugar en una posición más centrada. El ‘Pajarito’ sigue levantando su vuelo luego de las lesiones sufridas recientemente, y hoy ha tenido una noche de esas que consagra y que diferencia a un buen jugador de aquellos que son estrellas absolutas en sus equipos. Garra, entrega y sacrificio.

Un agotado Real Madrid resistió la embestida inglesa en Anfield y aseguró así su pase a las semifinales, en donde enfrentará al Chelsea, dirigido por otro alemán, en este caso, Thomas Tuchel. Habrá que ver cómo llega físicamente el club blanco tras 270 minutos sin parar de esforzarse ante el Barcelona y Liverpool (x2). 

El Madrid está de nuevo en una semifinal europea y está, ahora, a tres partidos de lograr levantar por decimocuarta ocasión el título de clubes más importante del mundo, lo cual duplicaría las 7 del AC Milan, segundo club con más trofeos en esta competición.

Foto: Darren Staples Sportimage via Imago

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *