Crónica Real | El Real Madrid es un equipo de Fe(de) (2-3)

Real Madrid y Barcelona se midieron la noche de este miércoles 12 de enero por las semifinales de la Supercopa de España 2022. Un escenario atípico fue el testigo de una nueva edición de ‘El Clásico’ español: Arabia Saudí, ante 30 mil espectadores. 

Carlo Ancelotti pensaba salir con el que podría considerarse como el once de gala del equipo. No obstante, un contratiempo de última hora privó al italiano de alinear a Alaba, con molestias musculares, en la alineación titular. Nacho fue el llamado para reemplazar al austríaco en la defensa central junto con Militão. Por su parte, Xavi pudo alinear por primera vez al flamante fichaje de los catalanes proveniente del Manchester City, Ferrán Torres. El dorsal ‘19’ comenzaría por el extremo derecho, a diferencia de lo que venía haciendo con los citizens, cuando jugaba como falso nueve en el esquema de Pep Guardiola.

El duelo comenzó con mucha movilidad del lado merengue, especialmente en el dinamismo dado a la posesión de balón. Los defensores intentaban constantemente dar los pases en salida para Modrić o Kroos, los dos directores de orquesta del equipo blanco.

Los blaugranas mantuvieron una presión en la salida de juego del Madrid que, por veces, dificultó la labor tanto de Militão como de Nacho, así como también de Mendy y Carvajal cuando la pelota llegaba a los laterales. Apenas en el minuto 3 el Madrid dio el primer aviso de lo que vendría. Karim Benzema recibió en la frontal del área e intentó ajustar su derechazo al ángulo más lejano de Ter Stegen, pero se iría considerablemente desviado del arco del teutón.

Pasados los 10 minutos de juego, Vinícius Jr. fue el encargado de avisar a los catalanes. Tras una gran diagonal seguida por Araújo, ‘Vini’ intentó definir de derecha, pero su intento terminó en las manos del portero alemán.

El Real Madrid seguía con el balón en sus pies, pero cada vez se volvía más espesa la salida. Dembelé logró presionar cada vez más a un Carvajal que se complicó en más de una oportunidad, pero el Barcelona no lograba llegar con peligro al arco merengue.

Luego de unos minutos, el Barcelona logró tener un poco más el balón, lo cual significó un arma de doble filo dado que daba la oportunidad al Madrid para ir al contragolpe. Y así fue. Una recuperación de Benzema sobre Busquets dejó el balón de frente para Modrić. El croata tocó de primera para el francés y este, a su vez, prolongó el balón para un Vinícius que dejó a Araújo en velocidad para definir con mucha calidad y de zurda ante el achique de Ter Stegen.

El 1-0 en el marcador obligó al Barcelona a buscar el partido. Y así fue. Luuk De Jong avisó a Courtois de lo que vendría al final del primer tiempo. Sendos cabezazos del holandés fueron detenidos por el belga, aunque cada vez merodeaba más el arco del Madrid.

Y tanto va el cántaro al agua… que De Jong terminaría convirtiendo el empate en el minuto 41, tras un mal despeje de Militão en el primer palo. La pelota rebotó en la pierna del delantero blaugrana, pegó en el poste y se coló dentro de la portería de Courtois.

Para la segunda parte Xavi dio una demostración de intenciones. El entrenador catalán dio entrada a ‘Pedri’ y a Abde, por Frenkie De Jong y Ferrán Torres, respectivamente. Buscaba así tener más control del balón en el centro del campo y, por otro lado, dar descanso al extremo español, que ya estaba amonestado.

Sería el propio ‘Pedri’ el encargado de avisar al arco merengue con un gran derechazo en el minuto 49. Su remate salió apenas desviado. Tan solo un minuto más tarde, un potentísimo remate de Dembelé casi termina en gol tras un desvío en la cabeza de Luuk De Jong. Por ahora, todo seguía igual, pero el Barcelona salió mucho mejor para el complemento del partido.

‘Vini’ continuó su danza contra ‘Dani’ Alves. Tras un muy buen recorte ante su compatriota, el lateral derecho del Barcelona derribó al dorsal ‘20’. El colegiado mostró la cartulina amarilla al jugador de 38 años de edad.

En el 54’, nuevamente Dembelé avisó al Real Madrid. Tras un rebote que quedó a media altura, el extremo francés remató de zurda sin dejar caer la pelota. Respiraba profundo Carlo Ancelotti. Poco antes de la hora de juego, Busquets hizo una obstrucción con un codazo a la boca de Vinícius en el medio del campo tras una abertura a la banda izquierda por parte del brasileño. El árbitro no mostró la tarjeta amarilla al ‘5’ blaugrana.

En el 68’, ambos equipos realizaron sendos cambios. Xavi dio entrada a Ansu Fati y, por su parte, Ancelotti dio ingreso a Rodrygo por Asensio. Inmediatamente después llegó la reacción merengue con un zurdazo de Benzema que se estrelló en el poste derecho del arco catalán. Casi gol de Karim. 

Un par de minutos después, en el 71’, Ter Stegen hizo la parada del partido tras otro remate de Benzema. El rebote lo cogió Carvajal, quien volvió a poner la pelota en el centro del área y, tras un desvío del portero alemán, la pelota le quedó servida a Karim para marcar su gol 23 en esta temporada. A falta de un cuarto de hora para el final del partido, el colegiado mostró la tarjeta amarilla a Casemiro por una entrada sobre ‘Gavi’.

De nuevo Xavi volvería a mover el banquillo. En esta ocasión para revolucionar el ataque con Memphis y ‘Nico’ González. Los catalanes se lanzaron al ataque a por todas en búsqueda del empate a dos goles. Los sustituidos fueron ‘Gavi’ y ‘Dani’ Alves.

El propio Casemiro casi convirtió el 3-1 con un cabezazo tras un tiro libre desde la banda derecha. El Madrid buscaba finiquitar la semifinal y el Barcelona, prolongarla.

Al 82’, Ancelotti sabía que debía refrescar el mediocampo. ‘Fede’ Valverde fue el hombre escogido para cumplir con dicha misión. Modrić fue sustituido y ovacionado en un nuevo estadio. Apenas un minuto después, Ansu Fati marcó el empate tras un magnífico centro de Jordi Alba. De nuevo Militão quedó mal parado en la fotografía del gol.

2-2 y cinco minutos más por jugar antes del pitido final. 

El Barça parecía estar mejor en ofensiva y en intensidad, pero con el peligro de Vinícius y Rodrygo en la contra, no todo estaba perdido para el Real Madrid. El principal decidió añadir dos minutos de tiempo extra, pero ningún equipo pudo generar mayor peligro antes del final.

Cumplidos los 90 minutos, el Real Madrid y el Barcelona empataron 2-2 en Riyad. Pero quedaban 30 minutos de prórroga para decidir al primer finalista de la Supercopa de España 2022. Lucas Vázquez fue el hombre seleccionado por Ancelotti y sus asistentes para saltar al terreno de juego. Ya se le veía exhausto a Carvajal, que tuvo un partido complicadísimo contra Dembelé en la banda derecha del Madrid.

Abde estuvo a punto de convertir el tercero del Barcelona, pero su cabezazo terminó desviado en el segundo minuto de la primera parte de la prórroga.  Se le veía mucho mejor al Barcelona en este tramo, pero por algo el Real Madrid es el Real Madrid y ha ganado lo que ha ganado.

En un contragolpe letal, ‘Fede’ Valverde marcó el 3-2 tras un pase de la muerte que sirvió Rodrygo en bandeja de plata para Vinícius, pero el brasileño dejó pasar el balón y ‘el pajarito’ marcó un gol que bien podría valer otro título al Real Madrid, pero faltaban todavía 20 minutos para terminar esta semifinal.

Una vez más, el Barcelona debía remar a contracorriente. La reacción blaugrana no se hizo esperar y, de inmediato, Busquets casi anota el 3-3, pero Courtois detuvo el remate con un rechace hacia la banda derecha. Ahí tomó el balón Dembelé, recortó hacia afuera para su pierna izquierda y remató a quemarropa. Una vez más la muralla belga mantuvo a su equipo arriba en el marcador.

Benzema y Rodrygo protagonizaron un escalofriante choque en el que la cadera derecha del galo impactó el perfil izquierdo de la cara del brasileño, pero no pasaría a mayores.

A falta de 13 minutos para el final, Abde se atrevió con un remate desde fuera del área, pero se iría apenas desviado del poste derecho de Courtois. Curiosamente, el hispano-marroquí fue sustituido para dar entrada a Jutglà, a pesar de que Abde también había ingresado desde el banco de suplentes. Por su lado, Ancelotti tuvo que mover sus fichas también, aunque de manera forzosa. ‘Vini’ intentó presionar una cesión a Ter Stegen y sus piernas no dieron más luego de ese carrerón. Camavinga fue el llamado para reemplazar a quien abrió el marcador en esta noche de clásico.

Rodrygo dio un nuevo aire al Madrid en banda derecha desde que ingresó y eso se notó en casi cualquier ataque del equipo de Ancelotti. Fue una gran primera parte de Asensio, así como también los 52 minutos que disputó el extremo brasileño, que entró en el 68’ por el mallorquín. 

Antes del pitido final, Ansu Fati casi empató el partido en la penúltima jugada del partido. En la contra, Rodrygo definió solo contra Ter Stegen tras un pase de Benzema. El remate del brasileño terminó fuera de la portería sorpresivamente.

Para terminar, Dembelé puso la pelota en el centro del área. No hubo mayor peligro y Courtois voló para atrapar el esférico y así terminar esta semifinal de la Supercopa de España con victoria para el Madrid por 3-2.

Así como aquella entrada por detrás sobre Morata en la final de la Supercopa de hace dos años, Valverde volvió a vestirse de héroe para ser el hombre clave en el título levantado por el Real Madrid. Un tanto que cayó cuando peor lo pasaba el equipo, cuando el Barcelona asediaba al arco merengue… Una anotación que bien puede valer un título para el Real Madrid si vence al Atlético o al Athletic en la final del domingo. Lo cierto es que el Real Madrid es un equipo de Fe(de).

Foto: FAYEZ NURELDINE/AFP via Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *