Crónica Real | El Real Madrid doma a los leones (2-1)

El Real Madrid enfrentó la noche de este viernes 22 de diciembre al Athletic de Bilbao por la jornada 19 de LaLiga.

El Nuevo San Mamés fue el escenario que presentó un nuevo clásico entre merengues y vascos en la competición local.

Ancelotti decidió alinear a Courtois en el arco; a Lucas, Militão, Mendy y Nacho en defensa; Camavinga en la posición del ausente Casemiro, Valverde y Kroos en el medio; y en la delantera estaban Vinícius, Benzema y Hazard.

Fue solo empezar el partido y ambos equipos demostraron sus intenciones. Tan solo en los primeros 10 minutos, el marcador era de 1-2, favorable al Real Madrid.

Benzema abrió el partido con un gol desde la frontal del área y escorado hacia la parte izquierda del campo. Toni Kroos recibió de Vinicius y, de inmediato, el alemán dejó el balón servido para un Benzema que estaba de espaldas al arco y remató de derecha con un efecto que permitió al balón entrar en la malla larteral de la portería del Athletic. Casi de inmediato y sin pestañear, otra vez el goleador de LaLiga volvió a aparecer tras un rebote en un jugador vasco. En este mano a mano el galo convirtió el 0-2 en el encuentro.

No obstante, el Athletic no quería que el partido se le escapara. Luego de una buena jugada individual, mientras se acercaba al área merengue, Sancet desenfundó un potente remate que significó el 1-2. Así, la racha de imbatibilidad de Courtois se veía quebrantada. La última vez que el Madrid había recibido un gol fue el 28 de noviembre, contra el Sevilla. Ni Inter, ni Real Sociedad, ni Atletico de Madrid pudieron marcarle en esta seguidilla al Real Madrid.

Al 20’, los vascos casi empatan el marcador tras un fallo de Valverde en el área. Al ir a trabar la jugada, el uruguayo no pudo contener el balón y Balenziaga dejó el esférico servido para el zurdazo de Vencedor, pero para fortuna blanca, terminó en las gradas. En el 24’, Hazard tuvo un mano a mano. El belga decidió dar el pase al medio para Benzema, pero la defensa del Athletic leyó sus intenciones a la perfección. Si Eden hubiese visto a Vinícius en el segundo poste, el marcador hubiese sido de 1-3. Pero la realidad fue otra.

Los vascos se encimaron para los últimos 20 minutos del primer tiempo, pero una sólida defensa logró contener las numerosas arremetidas. Camavinga se notó perdido por veces haciendo de Casemiro, aunque es normal dado que suele jugar un poco más adelantado en el campo.

Vinicius Jr. fue de lo mejor del Real Madrid tanto en defensa como en ataque. Sus constantes ayudas defensivas brindaron una mano amiga a Mendy, para evitar así cualquier sufrimiento por ese lado. El propio Hazard hizo lo mismo con Lucas en la banda derecha. Un partido de entrega, garra y sacrificio para el equipo de Ancelotti.

Lo curioso es que el extremo brasileño terminó viendo la tarjeta amarilla tras un encontronazo con Vencedor, tras la negativa del colegiado para pitar una falta a favor del Madrid luego de un brazo sobre el pecho de ‘Vini’.

La segunda mitad comenzó sin cambios en ambos onces. El Real Madrid se hizo amo y señor de la posesión del balón durante los primeros minutos. El Athletic solo veía la pelota ir de un lado a otro, mientras Kroos era el director de una orquesta que comenzó afinada en el complemento de este partido.

A diferencia de la primera parte, los blancos comenzaron a utilizar más la banda derecha. Hazard estuvo un poco más involucrado en el juego ofensivo y lo mismo para con Lucas Vázquez. Lo cual, al mismo tiempo, dejaba más espacio en esa parte del campo para ser explotada por el Athletic. 

Cuando se cumplió la hora de partido, el propio Lucas cedió un balón erróneamente hacia atrás y Williams casi convirtió el empate tras un derechazo que se fue apenas desviado del arco de Courtois. 

Marcelino decidió refrescar a su equipo y dio entrada a Lekue y a Raúl García. Los cambios se sintieron de inmediato y los vascos comenzaron una ofensiva que estuvo muy cerca de valerles el 2-2, pero una gran muralla defensiva del Madrid logró contener la arremetida.

En el 75’, el propio Raúl García remató de zurda, pero su intento terminó muy lejos del arco merengue. 

Quedaba un cuarto de hora por jugar y se veía mejor el Athletic. Algún nerviosismo también se evidenció en la zaga tras el ingreso de Nico Williams, el hermano menor de Iñaki. Dos de los jugadores más rápidos de LaLiga contra una defensa que acababa de completar 75 minutos de juego. 

A 10 minutos del final, Hazard estuvo a punto de finiquitar el partido, pero su remate fue repelido por una gran mano de Agirrezabala. 

Nuevamente movió fichas Marcelino y dio entrada a Zambrano, un joven de 18 años para crear más vértigo en la defensa merengue que se sostenía como mejor podía. Por su lado, con más espacios en ataque, Ancelotti decidió lanzar al campo a Mariano Díaz, que ocupó el lugar del amonestado y exhausto Vinícius Júnior. Raúl García intentó provocarle mientras se marchaba del terreno, pero ‘Vini’, a sabiendas de su amonestación, simplemente le hizo un gesto antes de pausar su carrera al salir del campo.

Apenas unos segundos después, Williams estuvo a punto de empatar el partido. Courtois ganó el mano a mano al cerrar sus piernas y evitar que pasase de túnel.

Peter ingresó en el Real Madrid. Este significó su debut con el equipo grande. Una camiseta con el dorsal 44 que guardará para el resto de su carrera. Entró para ocupar el lugar de un agotado Hazard, que completó casi 90 minutos de juego, con numerosas ayudas defensivas en la banda de Lucas Vásquez. El belga demostró que aún puede aportar algo al equipo.

Antes del final, Benzema abandonó el terreno de juego para dar lugar a Jović. San Mamés aplaudió al galo, artífice de los dos goles del Madrid en este duelo.

Peter estuvo a punto de marcar, pero en el mano a mano estuvo mejor el portero vasco. Todo seguía igual. El juvenil y debutante tenía ganas de más y sirvió en bandeja de plata un balón para un Jović que no pudo rematar de lleno el balón y la defensa logró despejar el flojo remate del serbio.

Antes del final, Williams intentó la última opción con un centro desde el lateral, pero Militão despejó, no sin antes sufrir falta del atacante.

El doblete de Benzema, que tiene el 36,6% de los goles del equipo en LaLiga, sirvió para llevarse unos valiosísimos tres puntos de San Mamés.

Son ahora 8 puntos de ventaja sobre el Sevilla, 13 puntos sobre el Betis, 16 sobre el Rayo Vallecano, 17 sobre el Atlético y la Real Sociedad y, por último, 18 puntos de ventaja sobre el máximo rival, el FC Barcelona.

Foto: Real Madrid

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *