Crónica Real | El Madrid se pega un baile en el Metropolitano (1-2)

El Real Madrid gana el derbi al Atlético en un partido de mucho oficio. Rodrygo y Valverde anotaron para los blancos y Hermoso puso picante al encuentro. El Madrid reina en la capital

El primer derbi del curso entre Atlético y Real Madrid sería el partido que iba a cerra la jornada de domingo en la Liga Santander en el Cívitas Metropolitano (21:00 horas). Tras una previa ‘muy caliente’ que trascendía más allá de lo futbolístico los días anteriores al choque, la capital iba a presenciar el duelo que paralizaría la competición y todas las miradas del fútbol, en uno de los partidos con más ambiente, trasfondo y rivalidad.

Los de Ancelotti visitaban a su vecino tras cosechar 8 victorias seguidas en 8 partidos. Currículum inmaculado de un Madrid que llegaba lanzado al derbi. No era así para el equipo rojiblanco, que llegaba con algunos tropiezos ya en el curso y a 5 puntos de los blancos. La buena noticia para los del ‘Cholo’, fue sin duda, el poder recuperar a Jan Oblak.

Es cierto que el primer aviso fue de Felipe en un cabezazo cómodo, y que al Madrid le costó hilar una jugada. Cuando lo hizo fue letal.

Bastó una arrancada en diagonal de Valverde para descomponer al Atlético. Rodrygo arrancó hacia dentro, se apoyó en Tchouaméni, el francés picó el pase al espacio, no llegó Felipe y el delantero brasileño empaló a la red. Exquisito el francés, explosivo Rodry, que se fue al córner a bailar. Nada ni nadie va a cambiar el de un brasilero. Cayeron objetos y sonó por megafonía el primer aviso. Se repuso el Atlético enganchándose a su mejor hombre, Griezmann, que pudo empatar al escaparse desde el medio, asomarse a la frontal y detonar un zurdazo excelente. Como las manos de Courtois para desviar el remate. Pero el Madrid había descubierto la flaqueza rojiblanca, la espalda de Felipe y Witsel, un regalo para Vini y Rodrygo.

Con el Madrid más cómodo a cada minuto, relajada la presión atlética, Vinicius recibió en la izquierda, se apoyó en Modric y le ofreció un desmarque que el croata aceptó como la invitación a una fiesta de etiqueta. Se fue Vini como un rayo, enfrentó a Oblak, remató contra el palo y Valverde, halcón charrúa, no soltó la presa. 0-2. Ventaja sólida que el Madrid gestionó hasta el descanso, sólo alterado por una buena incursión de Carrasco.

No hubo cambios tras el descanso, así que el Madrid prolongó su control del derbi. Tocó mucho y bien porque tiene futbolistas con pie de seda para no perder la pelota. Brillaron Kroos y Modric en esa fase. Faltó descorchar alguna jugada con una internada, un tiro, una llegada que convenciera al Atlético de que no había nada que hacer.

Fue el turno entonces de la defensa blanca, que brilló en el tramo final. Entró Rüdiger para ocupar el lateral de Mendy. Lograron entre todos anular las incursiones rojiblancas, pese a la voluntad de Correa. Todo corazón.

En una pelota peleada sobre la línea de fondo de Angelito se originó el córner que apretó el derbi. Midió mal Courtois y Hermoso, casi sin querer, anotó el 1-2.  Intentó bajarla Griezmann, entraron Camavinga, Ceballos y Asensio, y tras una falta de Carvajal, Hermoso entró en combustión. Dos amarillas en minuto y medio. Allí acabó la ilusión de un Atlético que peleó su suerte hasta el final. El Madrid se va al parón contando sus partidos por victorias. Un líder indiscutible.

Foto: Denis Doyle/Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *