Crónica Euroliga | El Madrid saca el rodillo para arrasar al Unics

El Madrid recibía al Unics Kazan en el Wizink en busca de curarse la herida que dejó la derrota en el clásico y para tomarse su venganza particular con el conjunto dirigido por Perasovic, que ya le derrotó en Kazán allá por Octubre. 

Empezaban avisando los rusos con Lorenzo Brown encadenando triples y Jhon Brown con su guante particular, muy atento en el bote y desde la línea de pase. Con la entrada de Llull el Madrid fracturaba el marcador con tres triples consecutivos del balear que dejaban a los vikingos siete arriba al término del primer cuarto.

Los blancos sumaban en el marcador de tres en tres, liderados por los dos capitanes Rudy y Llull especialmente acertados desde el 6,75 y muy atentos en la defensa, sólo Lorenzo Brown conseguía romper el muro madridista y cargaba él sólo con prácticamente la mitad de los puntos de los rusos. Hezonja entraba en partido, tras empezar con 0/4 en tiros de campo, el croata encadenaba dos triples y cuatro puntos para recortar la diferencia en el electrónico. Los madridistas muy sólidos atrás no dejaban opción al intento de remontada de Unics y sumaba para poner la ventaja en dobles dígitos llegando al descanso con la máxima diferencia 47-31. 

Los madridistas no cedían terreno a Unics a pesar de los robos de John Brown, Yabusele no perdonaba desde el triple y Williams-Goss era una lapa en defensa, lo que se reflejaba en una diferencia de diecinueve puntos. Festival madridista que pasaba como un rodillo por encima de los rusos, tras el descanso los blancos no hicieron más que aumentar una ventaja apabullante a uno de los equipos más en forma de la competición. El Madrid casi doblaba la ventaja con la que se marchaba a vestuarios y dejaba prácticamente el partido sentenciado de cara a disputar los últimos diez minutos 74 – 45.

Los merengues bajaban el ritmo en defensa y empezaban a estancarse en ataque. Con la diferencia, Laso encontraba el momento para dar minutos a Alocén que no pudo mantener el ritmo en ataque y Thompkins que seguía cogiendo sensaciones. El conjunto blanco prácticamente no salió a jugar en el último cuarto donde dejó que los rusos maquillaran el marcador hasta llegar al 85-68 final.

El Madrid rompió el partido muy temprano y tomaron confianza para no dejar opciones al Unics Kazan. Hasta cuatro jugadores merengues se fueron a dobles dígitos, Yabusele, Llull, Tavares y Abalde. Los factores diferenciales fueron la gran defensa colectiva, inexpugnable para el conjunto de Perasovic y el acierto en el tiro exterior. 

Festival de triples

Uno de los mejores partidos del Real Madrid en esta faceta, con muy buen porcentaje de acierto en los tres primeros cuartos (45.2% final afeado por los errores en el último cuarto). Llull abrió la lata con tres seguidos y Rudy, Yabusele y Abalde se sumaban a la exhibición perimetral de los pupilos de Laso. 

Dominación en la pintura

Los blancos se impusieron por completo en el poste doblando en rebotes a los rusos 40 – 21. Tavares, Yabusele y Poirier tomaron control de los tableros y castigaron el aro tras rebotes ofensivos. El caboverdiano fue declarado como el mejor jugador del partido (14 puntos 11 rebotes y 28 de valoración).

Foto: Real Madrid Baloncesto

Javier Camello
News Reporter
Estudiante de periodismo en la Universidad de Sevilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *