Cristiano fulminó al Apoel

Tras haber sufrido dos tropiezos en Liga, el Real Madrid volvió a lo grande a su competición favorita, la Champions League. Y lo hizo, con un Cristiano Ronaldo estelar, que otorgó al equipo blanco la tan necesitada pegada, que había estado ausente en los últimos encuentros.

El conjunto madridista, que había acusado en Liga la ausencia de su máximo referente en ataque, Cristiano Ronaldo, tardó diez minutos en volverle a disfrutar. Isco se inventó una magnífica jugada, tras otro arranque sin intensidad de los blancos, para descargar el balón a la banda, donde Gareth Bale, con un magnífico toque con la zurda, colocó una gran asistencia que Cristiano Ronaldo no desaprovechó, para marcar el primer gol del partido y de la temporada merengue en Champions.

Precisamente Gareth Bale, criticado dura e injustamente durante estas semanas por la prensa, fue el jugador más activo del Madrid en ataque. Todas las jugadas de peligro venían por su banda izquierda, y en una de ellas, a punto estuvo Cristiano de hacer el segundo, en una acción calcada a la del primer gol.

La primera parte poco más tuvo, salvo un gran despliegue físico, táctico y defensivo de los chipriotas, ordenados muy bien en defensa, con las líneas muy juntas y con una leve presión sobre el Real Madrid, lo que dificultó sobremanera la salida de balón y la creación de ocasiones por parte de los de Zidane. Además, los futbolistas del Apoel se sacrificaban en cada uno de los acercamientos blancos, llegando a taponar la mayoría de los disparos, en una modalidad en la que destacó Carlao, que arriesgó incluso su integridad para que los lanzamientos merengues no llegaran a su portería. En la parte ofensiva, solo “deslumbró” De Camargo, que no paró de luchar durante el tiempo que estuvo en el campo, y que intentó aprovechar las pocas ocasiones que le llegaron.

Antes de finalizar el primer asalto, Cristiano inició una cabalgada por banda izquierda, tras otro pase en profundidad de Isco. El luso recortó hacia dentro y cuando se dispuso a rematara a portería, un contacto en su pie de apoyo le hizo no disparar cómodamente y caer dentro del área, pero el colegiado del encuentro, Benoit Bastien, no decretó penalti, para descontento del Bernabéu.

Tras el descanso, el guion no cambió, y de nuevo Ronaldo tuvo el gol en sus botas. En esta ocasión, el delantero portugués remató un gran centro desde la derecha de Carvajal, pero el balón golpeó en el larguero y cayó sobre la línea, sin entrar por completo el esférico dentro de la portería.

Pero el segundo tanto madridista no se iba a hacer esperar, y tan solo tres minutos después, el árbitro señaló penalti, tras otro centro de Bale desde la banda izquierda que pegó en la mano de Roberto Lago. Cristiano se encargó de lanzar y anotar el penalti, colocando el balón ajustado al palo derecho del guardameta del Apoel, recogiendo el balón rápidamente en una muestra de ambición y ganas del atacante luso.

El Real Madrid no se cansaba de buscar la portería rival y tuvo varias ocasiones, la más clara de Isco en un mano a mano que atajó Waterman, tras un rechace de un penalti muy claro no pitado sobre Cristiano Ronaldo.
Aún así, el marcador no se iba a quedar así, y en el minuto 61, Ramos marcó de chilena en el área pequeña, aprovechando un remate de cabeza de Bale rechazado por la defensa, tras un gran centro de Marcelo.

Con el tercer tanto, el partido iba a entrar en una espiral de la que ya no se salió. El Apoel se encerró atrás y el Madrid dominó el partido con un control absoluto en el centro del campo. A pesar de ello, Ronaldo pudo marcar, y de hecho marcó, otros dos tantos, anulados correctamente por el juez de línea. Las entradas al terreno de juego de Ceballos y Mayoral le diera al equipo merengue otro aire, activando de nuevo a los de Zidane, que a pesar de ello, e injustamente, no obtuvieron más premio. Injustamente, porque Mayoral remató al fondo de las mallas un buen pase de Cristiano, cuya posición, que era correcta, fue anulada por el linier.
Esa acción de Mayoral fue la última del encuentro, ya que tras anular el gol, Benoit Bastien dio por finalizado el duelo. Un encuentro, que dejó los debuts en Champions de Ceballos y Borja Mayoral, la mala noticia de la lesión de Kovačić, y el aplauso mayoritario a Bale, secundado por Ramos y Marcelo, silenciando los pocos pitos que sonaron en Chamartín.

Con ello, el Real Madrid suma sus tres primeros puntos en la Champions League, y se coloca líder del grupo H, por delante del Tottenham, que venció 3-1 al Borussia Dortmund.

Ficha del partido:

REAL MADRID: Keylor Navas; Carvajal, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovačić (Kroos, min. 25), Modrić, Isco (Ceballos, min. 71); Bale (Mayoral, min. 82) y Cristiano Ronaldo.
APOEL: Waterman; Roberto Lago, Carlao, Jesús Rueda, Vouros; Ebecilio (Zahid, min. 73), Morais, Vinicius, Sallai (Farías, min. 60); Aloneftis y De Camargo (Poté, min. 83).
– Goles: 1-0, min. 12, Ronaldo. 2-0, min. 51, Ronaldo (penalti). 3-0, min. 61, Sergio Ramos.
– Árbitro: Benoît Bastien (Francia). Amonestó con tarjeta amarilla a Carvajal, Ebecilio, Sallai y Farías.

Ivan Del dedo @ivandeldedo

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *