#CopaACB | Victoria ante la Penya, y ahora …. ¡a por el Barça! (93-81)

El Real Madrid Baloncesto se ha clasificado para la final de la Copa del Rey tras derrotar al Joventut de Badalona por 93 a 81, en un gran partido a nivel colectivo, donde destacaron Deck (11 puntos, 4 rebotes y muchos intangibles), Randolph (15 puntos y 8 rebotes) y Ayón (16 puntos, 5 rebotes y 3 recuperaciones) en el lado madridista. En el bando catalán, una discreta aportación de Laprovittola, que anotó 14 puntos – la mayoría con el partido ya resuelto – en un pobre 5 de 17 en tiros de campo, fue una losa demasiado grande para los intereses del Joventut.

El conjunto madridista arrancó el encuentro incidiendo en su juego interior, con Ayón y Deck, penalizando a sus pares en defensa y controlando el rebote. Pero Laprovittola poco a poco empezaría a controlar el ritmo del encuentro y así la Penya encontraría una mayor facilidad para anotar (10-11, min. 5).

Pese a la igualdad en el marcador y no ostentar el control del partido, el equipo de Laso estaba dejando claro que el rebote iba a ser propiedad madridista, y buena culpa de ellos estaban teniendo un Deck y Ayón muy intensos debajo de los aros. Con un robo y frenético contragolpe dirigido por Facu y finalizado por el pívot mexicano, el Real Madrid caldearía todavía más el ambiente de un WiZink Center que mostraba una nutrida representación madridista en sus gradas. Así, un triple de Campazzo provocaría el primer tiempo muerto del partido (16-13, min. 7).

Lejos de responder al golpe, los verdinegros se empezaban a mostrar impotentes ante un ataque madridista que estaba encontrando el aro con mucha fluidez. Un triple de Randolph disparaba la diferencia hasta los ocho puntos (21-13, min. 8). Con “una mandarina” de Llull y una canasta al poste de Todorovic llegaríamos al término de los primeros diez minutos (26-18, min. 10).

En el inicio del segundo cuarto, Todorovic y Laprovittola sostenían a la Penya ante el enésimo arreón blanco, con un triple de Carroll y otro de Taylor (32-23, min. 13). Pero la defensa del Real Madrid poco a poco estaba alcanzando ese “nivel Euroliga” que tanto nos tiene acostumbrado a desplegar en las grandes citas europeas, impidiendo que los verdinegros gozasen de buenas situaciones de lanzamiento y con Tavares y Felipe cargando el rebote ofensivo – el Madrid lograría capturar 13 rebotes ofensivos en esta primera parte -, la defensa interior del Joventut seguía haciendo aguas, permitiendo segundas oportunidades para los blancos (34-25, min. 15).

Con una fácil canasta de Felipe desde 5 metros, Carles Durán se vería obligado a cortar la dinámica del partido con otro tiempo muerto (38-25, min. 16). En la reanudación, un 2+1 del pívot cordobés se dispararía la ventaja madridista hasta los dieciséis puntos (41-25, min. 17). Pero la reacción badalonesa llegaría, primero con un triple de Ventura y una canasta tras robo de Harangody y después con dos triples de Morgan, que unidos a una intensidad defensiva mayor permitía a la Penya volver a meterse dentro del partido, provocando el primer tiempo muerto de Laso (43-36, min. 19).

Un triple de Campazzo y Randolph desde el tiro libre situarían la diferencia en los diez puntos al descanso (48-38, min. 20).

Tras el paso por vestuarios, el juego se endurecería y un carrusel de faltas entre ambos equipos harían decaer el ritmo del encuentro. En este contexto, la Penya rentabilizaría mejor sus opciones, recortando la desventaja hasta los seis puntos tras un triple de Ventura desde la esquina (54-48, min. 24).

Pero si algo han demostrado los chicos de Laso es que al mínimo despiste y síntoma de relajación en el rival es penalizado inmisericordemente. Un triple de Deck y otro de Llull disparaban de nuevo al Real Madrid, provocando el tiempo muerto del técnico verdinegro (62-48, min. 26). Precisamente el alero argentino, que estuvo a un nivel sobresaliente – descomunal en la lucha por el rebote ofensivo – durante todo el encuentro, lograría anotar al poste, devolviendo la máxima al marcador y encendiendo las alarmas en el conjunto catalán (64-48, min. 27).

Al final del tercer cuarto, la sensación en la grada y en los banquillos era que el Real Madrid ya tenía medio pase a la final en su bolsillo (71-52, min. 30).

El inicio del último cuarto parecía vislumbrar que el Joventut todavía podría tener alguna opción de remontar el encuentro (76-63, min. 33). Pero no sería más que un espejismo, ya que, a partir de entonces, el equipo blanco gestionaría, sin excesivos sobresaltos, su ventaja hasta el término de los cuarenta minutos reglamentarios. Al final, 93 a 81.

El Real Madrid se jugará el primer título de la temporada ante el FC Barcelona mañana a partir de las 19:30h. Aquí estaremos para contarlo. ¡Hala Madrid!

 

Foto: ACB

Avatar
News Reporter
Responsable Web y Redes Sociales de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *