#CartasAztecas | Vinicius, Rodrygo, Lunin: A caballos ganadores.

Hoy apenas nos despertamos con una noticia que nos hizo a todos los madridistas acudir a Google más rápido de lo que Xavi Hernández menosprecia al juego potente. El Real Madrid había fichado a Lunin, un portero ucraniano de 19 años (todas las notas son prestos a comunicar que mide 1.91 mts. así que no seré yo el primero en no hacerlo) que conocían con trabajos sus profesores de colegio.

Pero los ojeadores del Real Madrid sí que lo conocían, no necesitaron Google, y avalaron que el club pagara 14 millones de euros para hacerse con los servicios del polluelo ucraniano. Suena a disparate, suena a derroche, pero ya hoy sabemos es el método de captación de talento del Real Madrid: la apuesta.

Ya mucho se ha escrito de cómo la espiral inflacionaria que inunda el mercado del fútbol, ocasionada en gran parte por capitales “subsidio” a clubes, provenientes de Rusia o medio oriente. Jugadores meramente medianos se mueven en el mercado por lo que se fichó a Zidane y cualquier jugador con dos piernas ya lo valoran en 20 millones, y de ahí para arriba.

Florentino es presidente del Madrid, pero antes es un hombre de negocios. Y como el Real Madrid no es la caja chica de un multimillonario, ha visto (en alguna entrevista hace algunos años en el Chiringuito lo avisó) que es una espiral peligrosa para los equipos que pretenden ser económicamente responsables.

Por eso es apostar con “poco dinero” (ojo, estoy entrecomillando) esperando grandes pagas. Vinicius o Rodrygo estaban en la órbita de grandes clubes como Barcelona o PSG, perderlos ahora significaría pagar bastante más de 150 millones después, o de plano no tenerlos accesibles jamás. Con finanzas sanas como las del Madrid, pagar 45 millones para luego no desembolsar 4 veces eso es una apuesta asumible. Todo acompañado de la parte más importante de ésta estrategia: el visoreo. Las personas encargadas de detectar y cabildear talento por todo el mundo son el componente mágico de la receta secreta para especular con talento joven. La Roma lo sabía cuándo se llevó a Monchi.

En éste mercado a Alisson no lo quiere soltar la Roma por menos de 70 millones y hay quien pide el fichaje de Oblak por 100 kilazos. Lunin, un portero que el club tiene reportes que es de las joyas sub 20 que hay regadas en el mundo, se convierte en apuesta a caballo favorito.

Florentino al llegar en el 2000 al Madrid convirtió a los fichajes de algo netamente deportivo, a una combinación de deportivo y branding. Y hoy, 18 años después, el Madrid, además de deportivo y marca, ahora ficha también especulativamente, como el que compra bienes raíces como inversión, o aquel que apuesta a caballo ganador.

Texto: @Charly_R_Yamin

Foto: MARCA

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *