#CartasAztecas | La fuerza del precedente

Por: Charly Rogenhofer

 

Empecemos por lo primero: Cristiano Ronaldo es el jugador más importante en la historia del Real Madrid que no se llame Alfredo Di Stéfano. Así fue considerado prácticamente en el ranking de 50 mejores futbolistas del club, y yo mismo lo voté en esa posición. Le agradezco todos sus goles, todas las veces que terminó sangrado, todos sus hat tricks, y cada “Siuuu” que entonó.

Dicho eso, mi prioridad son los intereses del Real Madrid, los intereses de sus figuras, son un distante segundo lugar. Cristiano tuvo un feo gesto con su club, compañeros y afición en los festejos de la décimo tercera Copa de Europa. Y en los días siguientes, tuvo malos gestos hacia el presidente del Real Madrid.

Una nueva acometida por una mejora salarial, provocada, no me queda duda en dos cuestiones ajenas al Real Madrid:

  • En sus problemas fiscales, que son por cierto, responsabilidad de sus asesores y agentes, no del club.
  • En los salarios desorbitados que jugadores como Messi y Neymar ganan en sus equipos.

El Real Madrid tiene el derecho de administrarse como considere necesario. Y una política que el club ha instaurado de manera discreta pero firme, es no pasar de cierto límite (que ronda entre el 50% y 55%) la relación de ingresos y salarios, es decir, que el Club no destine más de su límite fijado en relación a sus ingresos, en salarios. El Barcelona y el PSG han decidido no respetar límite alguno y andan bien arriba del 70%, un número que la directiva del Real Madrid considera peligrosa. Si tiene la razón o no, es otro tema, pero bien tiene el club el privilegio de administrarse como quiera.

Y el Club considera además que las formas de Ronaldo no han sido las correctas ni acorde a los valores madridistas. Y que comprometer hasta los 37 o 38 años de un jugador un salario al norte de los 30 millones netos (algo así como 60 brutos al año) es una apuesta muy arriesgada, se llame como se llame el jugador.

Las formas insisto, han terminado, al parecer, por convencer que Ronaldo se considere transferible. Las ofertas no han llegado como quizá el portugués y su entorno hubiera querido. La salida del crack en 100 millones (de confirmarse), no se equivoquen, es porque nadie iba a pagar más. Ni el peor detractor de Florentino negará que es muy bueno haciendo negocios. Si se pudiera colocar a Ronaldo a un precio más alto, el presidente no es tonto, lo habría hecho.

Pero Florentino gana en un aspecto importante y no cuantitativo, más bien cualitativo. Gana en un precedente muy a su favor. Es el presidente al que no tembló en el pulso que el goleador histórico del club le lanzó. Es el presidente ante quién ningún jugador se podrá colocar por encima del club. Todos apunten, en el Madrid, nadie es más grande que el escudo. Y ahí estará por siempre el precedente.

Texto: @Charly_R_Yamin

Foto: GOAL

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *