#BlancoYEnBotella | Bienvenido a tu casa, Julen

Había mucha expectación con la comparecencia de Julen Lopetegui y sobre todo de Florentino Pérez, no sólo porque suponía la “puesta de largo” del que va a ser el nuevo entrenador del Real Madrid los tres próximos años, sino porque era la primera vez que el técnico vasco se ponía delante de las cámaras después del bochornoso espectáculo vivido en las últimas 48 horas.

Después de haberle tratado peor que a un delincuente, haber sido denigrado profesional y, sobre todo, personalmente, sometido al escarnio público más bochornoso por parte de los mismos que unas horas antes comían en su mano y le alababan sin medida antes de “aquello”.

¿Y qué es “aquello”? Muy sencillo. Que Lopetegui cometió el delito de lesa patria de aceptar la oferta del Real Madrid y optar por una vida, sin duda, peor y llena de dificultades en el banquillo blanco, lejos de la paz de esa Arcadia feliz que es eso que llaman “La Roja”.

Pues bien, esa jauría protagonizó uno de los episodios más terribles y vergonzosos que he vivido en mi vida cuando arrojó a los pies de los caballos de la RFEF la carrera del hasta ayer seleccionador nacional, quien unas horas más tarde fue defenestrado por un cobarde y, sobre todo, un mentiroso –como ha quedado hoy demostrado– Luis Rubiales, presidente de dicho organismo.

Egoístamente, la bochornosa actuación en comandita de prensa y RFEF, destituyendo de la forma más vil y miserable a Lopetegui ha permitido que el ya exseleccionador haya podido estar hoy en el Estadio Santiago Bernabéu junto a Florentino Pérez y hayamos asistido a una de las ruedas de prensa más explosivas e ilusionantes de los últimos años.

Electrizante discurso de Florentino Pérez

Florentino Pérez | Foto: El Bernabéu

Al filo de las siete y cuarto de la tarde, tomaba la palabra el Presidente del Real Madrid quien, en una breve pero contundente comparecencia, no sólo dio la bienvenida a Lopetegui a la que será su casa sino que arrojó luz sobre lo ocurrido en estas demenciales últimas 48 horas.

Y lo que contó Florentino Pérez no dejó en muy buen lugar al Presidente de la RFEF. Ni a sus sicarios de “Prensa Nostra”, que mintieron como bellacos en eso que los juristas llaman el “relato fáctico de los hechos”.

Así pues, el presidente del Real Madrid confirmó que el acuerdo entre Lopetegui y el club se cerró en unas pocas horas y que se hizo público enseguida por un lado, como muestra de transparencia y, por otro, para evitar filtraciones –que sin duda se habrían producido– y que habrían sido bastante más perjudiciales para todos, especialmente para la Selección.

Pero lo más importante es que, aun sin tener la obligación de hacerlo, Luis Rubiales fue informado de inmediato del acuerdo. De esta forma se desmontó la patraña que se inventó el dirigente federativo, cuando argumentó una presunta “falta de lealtad” de Lopetegui ya que, según Rubiales, se enteró del tema apenas cinco minutos antes de que el Real Madrid colgase en su web la nota de prensa anunciando el acuerdo.

Pero no quedó ahí la cosa. Pérez arremetió contra la prensa, que farisaicamente se había rasgado las vestiduras por el hecho de que un seleccionador, en este caso el español, se hubiese comprometido con un club de fútbol antes de una gran cita de naciones, acusando de traidor a Lopetegui por hacerlo y por comprometer la estabilidad del equipo por ello.

El Presidente del Real Madrid citó algunos casos de la historia reciente del fútbol, uno de ellos en España. Por ejemplo, enumeró los ejemplos de Van Gaal, que entrenó a Holanda habiendo anunciado que se iba al Manchester United en el Mundial de Brasil, Antonio Conte, que hizo lo propio en vísperas de la Eurocopa de Francia, comprometiéndose con el Chelsea cuando era seleccionador de Italia. Pero Pérez citó otro caso aún más sonado, el de Luis Aragonés, que comunicó su marcha al Fenerbahce turco en vísperas de que España disputase las semifinales de la Eurocopa de 2008…y que acabamos ganando.

Casos en los que los seleccionadores supieron compartir sus responsabilidades al frente de sus equipos nacionales sin que hubiese sospechas ni dudas sobre su profesionalidad, como sí las han arrojado miserablemente sobre la figura de Lopetegui desde que se supo que se haría cargo del Real Madrid tras el Mundial, como recalcó Florentino Pérez en su discurso.

Por último, el presidente le declaró abiertamente la guerra a la prensa antimadridista, a la que culpó de lo ocurrido con su nuevo entrenador, al que arrebataron el sueño de poder ganar un Mundial, a cuya fase final había llevado a España de una forma tan brillante.

“Ha llegado el momento de que todos los madridistas hagamos frente a esa corriente que solo intenta dañar la imagen de nuestro club, aun cuando estamos viviendo una de las épocas más extraordinarias de nuestra historia”, afirmó el presidente blanco, lo que hace prever que esta temporada será movida y la prensa no parará su campaña de desprestigio hacia el Real Madrid, por más éxitos que logre

Lopetegui y el poder de la palabra

Julen Lopetegui | Foto: Realmadrid.com

Acto seguido, el flamante nuevo entrenador blanco se dirigió a los asistentes y lo cierto es que no tuvo pelos en la lengua. Directo, conciso y con una claridad meridiana, Lopetegui explicó la catarata de sensaciones vividas en estas últimas horas.

Emocionado, confesó que lo vivido tras su rocambolesca destitución le hizo pasar por el peor día de su vida tras el fallecimiento de su madre. Una sensación que cambió apenas 24 horas después, tras oficializar la firma de su nuevo contrato y que él mismo definió como “el mejor momento de su vida”.

Y es que Lopetegui, además de confirmar la versión de los hechos conforme a lo explicado minutos antes por el Presidente blanco, reforzó la idea de la transparencia a la hora de dar a conocer el acuerdo y volvió a desmontar la versión federativa y de la prensa.

En el turno de preguntas, que versaron en su mayor parte sobre el tema de su salida de la selección, el técnico vasco, sabedor de que tenía la razón de su lado, no dudó en mostrar su apoyo al equipo español en este Mundial y lanzó un mensaje claro a Rubiales, del que dijo que ojalá hubiese hecho las cosas de otra manera.

Con un dominio magistral de la palabra y del tempo de la situación, Lopetegui incluso se permitió el lujo de dejar en evidencia alguna que otra pregunta impertinente, como la que Alvaro Benito, de la SER le formuló sobre si Cristiano Ronaldo era o no el mejor del mundo.

Una pregunta, hecha por cierto con la misma mala intención con la que se le formuló en su día a Rafa Benítez o Zidane con el único propósito de montar el típico aquelarre para atacar al entrenador blanco, de modo que si responde afirmativamente como hizo Zidane, dirán de él que es un pusilánime al servicio del astro portugués y si no, le montarán un incendio por atacar el enorme ego del jugador de Madeira. El “win-win” periodístico antimadridista de siempre pero actualizado a 2018 y con otro protagonista.

Finalmente, tras la rueda de prensa, se llevó a cabo la tradicional foto de familia con la directiva y exjugadores del club, como Raúl, Arbeloa o Morales, demostrando que todo el club está con Julen a muerte y que, si le dejan trabajar –cosa que personalmente dudo- y si entrena con la misma contundencia y maestría que se ha manejado hoy ante el micrófono, podemos estar ante un entrenador capaz de seguir haciendo historia.

Bienvenido a tu casa, bienvenido al Real Madrid, Míster. ¿Listo para la gloria?

Texto: @djmontero

Foto de portada: Realmadrid.com

Avatar
News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *