#BlancoInmaculado | Los ratones y el gato Zidane.

Unas breves líneas para comentar la – una vez más – patética rueda de prensa que hemos tenido que vivir en Turín para la previa del partido de cuartos ante la Juventus.

El esperpento comenzó con el bombardeo de preguntas absurdas al gran Luka Modric, ninguna de ellas sobre el partido, sino sobre compañeros de trabajo del propio Luka: sobre Benzema, sobre Isco, sobre Bale. Modric, además de discreto, es un tipo inteligente tanto en el terreno de juego como fuera de él. Y no picó, evidentemente. Lleva 6 años en el club y no le recuerdo ninguna salida de pata de banco en contra del Real Madrid, ni en frío ni en caliente, ni en España ni en su Croacia natal. Lidió perfectamente con los periodistas, regateándolos sin piedad, y remitiéndoles al “Míster” que es en definitiva quien decide quién y dónde juega. Y, de paso, alabando a todos sus compañeros, diciendo que todos son magníficos jugadores y que le encanta jugar con todos ellos. Eso sí, en cada pregunta que le hacían no podía disimular su cara de sorpresa ante tanta incompetencia y falta de imaginación por parte de los tribuletes de turno. ¿Cuántas veces habla Modric al año para la prensa? ¿3? ¿4 como mucho? Pues bien, los profesionales de la información perdieron una vez más una magnífica oportunidad para inquirir algo medianamente interesante.

Tocó el turno de Zidane. El marsellés, experto cum laude en estas lides, se relamía ante tan pobre oposición que sabía que se iba a encontrar, por enésima vez esta temporada. Con su amplia sonrisa de oreja a oreja, no paraba de regatear, driblar, hacer “roulettes” sin fin ante los torpes intentos de los redactores que querían saber la alineación, la titularidad de este o de aquél, o el famoso dibujo que se va a emplear en el Juventus (hoy en día Allianz) Stadium. No aprenden estos chicos, no. No saben o no quieren saber. Zidane lleva semanas, meses, diciendo abiertamente que le gustan todos y cada uno de sus jugadores (de hecho en la previa del partido ante la UD Las Palmas dijo que quiere que sigan TODOS ellos!) y que no tiene un único estilo de juego favorito, sino que le gustan todos. Y, de hecho, lo ha demostrado en estos 27 meses que lleva al frente del equipo, ha tocado con éxito todos los géneros, ataque estático, fútbol control, contraataque, todos los sistemas (3 centrales, laterales adelantados, centro del campo poblado, doble pivote, una punta …), al igual que el maestro Stanley Kubrick (madridista por supuesto!) filmó con inigualable eficacia casi todos los géneros en el cine (bélico, comedia, drama, terror, suspense, histórico, ciencia-ficción, cine negro, peplum…) haciendo de sus “Espartaco”, “2001”, “Eyes wide shut”, “Senderos de gloria” o “Barry Lyndon” auténticas obras maestras.

Zidane de nuevo fue el astuto felino ante los numerosos pero repetitivos y previsibles ratoncillos presentes en la rueda de prensa. Parece mentira que lleve tanto tiempo dando pistas de por dónde tienen que abordarle pero nada, que no hay tutía. Incluso uno de ellos osó preguntarle si sus jugadores y él comentaban sus preferencias por unos “dibujos” u otros, a lo cual Zinédine, sin piedad y con media sonrisa, le espetó algo así como “esas cosas no las comento, se quedan dentro del vestuario”. El pobre periodista de la Cope, conocido por su nombre en diminutivo, a estas horas aún no sabe dónde esconderse tras semejante bofetón recibido. No aprenden. Me temo que no aprenderán nunca.

Texto: @AthosDumasE

Foto: realmadrid.com

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *