Benzema, el agente silencioso en el fichaje de Mbappé

Desde hace mucho tiempo y, especialmente desde que Karim Benzema volviese a ser convocado por Didier Deschamps con la selección de Francia para la pasada Eurocopa, el madridismo ha puesto sus esperanzas en el veterano delantero del club blanco como una figura clave que puede ayudar a la llegada de Kylian Mbappé al estadio Santiago Bernabéu. Y es que, Karim es un “agente silencioso” en este traspaso de magnitud mundial.

El culebrón de este verano, más allá de la marcha de Messi del Barcelona, ha sido, precisamente, el posible fichaje de la nueva estrella emergente del fútbol mundial, Kylian Mbappé, por el club más poderoso de toda la industria del balompié, el Real Madrid. Un traspaso que, pese al deseo del crack de vestir los colores del club rey de la capital española y de las distintas ofertas del presidente Florentino Pérez al PSG, no pudo concretarse finalmente, después de que los dueños del club qatarí no tuviesen ni la elegancia de dar una respuesta a las distintas propuestas llegadas desde Valdebebas.

Sin embargo, la historia no ha acabado aquí, y es que Mbappé todavía no ha renovado su contrato con su actual club, el París Saint-Germain, que expira en junio de 2022, razón por la cual podría ya firmar libre por cualquier otro club durante el primer mes de dicho año, es decir, en enero. Y el Real Madrid tiene como prioridad asegurarse la contratación del talento que fuese campeón del mundo en 2018. No será nada fácil, dado que Mbappé deberá lidiar con las enormes presiones procedentes de Qatar, de los medios franceses e incluso del gobierno de la nación. Pero la decisión, ahora ya definitivamente, solo está en su mano.

Benzema, que ha asegurado recientemente que tarde o temprano Mbappé jugará en el Real Madrid, dando a entender que así lo quiere su compañero, ha sido y será una figura muy importante en el proceso. El actual segundo capitán blanco ha puesto todo su empeño en convencer a Kylian de que recalar en Madrid es el paso idóneo para su carrera. Además, ambos disfrutan mucho jugando juntos en el césped y les gustaría hacerlo cada fin de semana, y qué mejor que bajo los focos del santuario más emblemático de la historia del fútbol. Al mismo tiempo, Mbappé siempre ha manifestado el deseo de seguir los pasos de su gran ídolo, Cristiano Ronaldo, quien pasó por otro gran club antes de recalar en el Santiago Bernabéu. Kylian sabe que el Real Madrid es una marca a la que el PSG no se le puede ni acercar, tanto comercial como deportivamente es un universo distinto, de una magnitud descomunalmente superior.

Las Champions, y así lo dicta la historia, se ganan de blanco. También lo es la Liga española con respecto a la francesa. Siempre es más atractivo competir cada semana contra grandes clubes como Barcelona, Sevilla y Atlético de Madrid, que no tener a penas rival en el campeonato doméstico.

Foto: Federico Pestellini / Imago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *