El arreón final comenzó demasiado pronto

Nuevamente el Real Madrid no consiguió la victoria en el Santiago Bernabéu, y ya van dos empates y una derrota en lo que llevamos de campeonato liguero. Y es que el equipo blanco se está acostumbrando a sufrir de más en su campo. Sin embargo, el Real Madrid ayer pese al resultado no jugó un mal partido. El conjunto de Zidane salió enchufado desde el minuto uno, aunque el Betis siempre estuvo bien colocado y con una idea de juego que molestó mucho al equipo local. Todo ello hizo que el encuentro se fuera abriendo y las prisas llegaron pronto, cuando el Betis ya ni siquiera se acercaba a la portería de Keylor Navas.

Uno de los problemas llegó con los cambios de Zidane en la segunda parte. Con Marcelo lesionado, lo esperado era la salida de Nacho, pero sin embargo el técnico francés prefirió dar entrada a Mayoral y Lucas Vázquez. ¿Y dónde encajaban estas dos piezas sumado a la delantera con Cristiano, Bale y Asensio? En ningún lado. En vez de ordenar la defensa y sacar a Bale del equipo para dar entrada a Lucas Vázquez, Zidane, en el minuto 70 prefirió sacar a todo y decidió sacrificar su centro del campo y lo que es peor la defensa.

Con todo el equipo volcado arriba desde el minuto 70 (Ronaldo, Bale, Asensio, Vázquez, Mayoral, Ramos y Carvajal), el centro del campo sólo se quedaba con Kroos para suministrar balones a los tantos delanteros mencionados; y en la defensa únicamente Casemiro y Varane. Y ante tanto desastre táctico, Setién supo que la defensa del Madrid era débil y con un contraataque logró el triunfo en el feudo blanco.

No fue la noche de los blancos, con un Adán convertido en Oliver Kahn, pero como dice Zidane, “queda mucho por delante” y el Real Madrid es un experto en remontar las malas situaciones.

Alejandro Cascón

@Cascon_10

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *