#ApuntesDeLaHistoria | Todos han hecho historia

Con la reciente iniciativa de Madridista Real de elegir por votación de jurado a los cincuenta mejores jugadores de la Historia del Real Madrid durante los últimos días muchos han echado la vista atrás para recordar a viejos ídolos y antiguos astros que consiguieron todo tipo de gestas con la camiseta blanca. Está bien. Creo que siempre es bueno recordar de dónde venimos y quiénes fueron los que nos hicieron grandes, aunque lo de la Historia no suele ser una cosa que atraiga mucho a los aficionados. Es normal, la actualidad manda… Y más en un deporte como el fútbol en el que sólo importa el resultado del próximo partido.

Durante unos cuantos días se ha debatido mucho. Hemos debatido mucho y hemos comprobado que cada cual tiene su punto de vista y sus preferencias. Si una cosa ha quedado clara es que resulta realmente difícil elegir a los 50 mejores. Sólo en la preselección para escoger a los 116 candidatos propuestos al jurado ya me salía un listado de unos 200 futbolistas que podían entrar perfectamente en la terna de los elegibles.

El jurado habló con sus votos y los resultados los vimos hace unos días. Cincuenta futbolistas extraordinarios. Desde Luis Molowny, que cerraba el ranking, a Don Alfredo Di Stéfano, que lo encabezaba, cinco decenas de futbolistas que hicieron Historia o que la están haciendo en estos momentos. Historia que tú hiciste. Historia por hacer.

Pero creo no es justo olvidar el papel que jugaron tantos y tantos futbolistas que no han entrado entre los cincuenta. Futbolistas de una enorme calidad como Clarence Seedorf, defensas de una enorme valía como Goyo Benito, iconos mediáticos como David Beckham, zurdas como la de Martín Vázquez o canteranos que cumplieron toda su carrera deportiva vistiendo de blanco como Miguel Porlán Chendo.

Fuera han quedado Campeones del Mundo como Breitner, Netzer, Ruggeri, Illgner o Rocha. Pentacampeones de Europa como Zarraga y Marquitos. Ganadores de la Eurocopa como Bernd Schuster o Álvaro Arbeloa. Delanteros que obtuvieron el Pichichi como Manuel Olivares o Pahíño. Guardametas que se llevaron el Zamora al portero menos goleado como Bañón, Vicente, Araquistaín, Betancort, Junquera o Agustín.

Tampoco han podido entrar auténticos fueras de serie del mundo del fútbol como René Petit, nuestro primer crack allá por mediados de la segunda década del Siglo XX. O Luis Regueiro, la gran figura del Real Madrid de los años treinta. Aunque no les viésemos jugar ahí están los libros y hemerotecas para recordarnos lo importantes que fueron en el mundo del balompié. Como Ciriaco Errasti, compañero de Quincoces en la retaguardia del primer equipo madridista Campeón de Liga. Y tantos y tantos otros… Monjardín, Simón Lecue, Hilario, Lazcano

Los grandes campeones y los grandes astros siempre han necesitado a su lado a buenos escuderos. Futbolistas trabajadores como Pachín, porteros de garantía como Mariano García Remón, defensas con el buen hacer de Antonio Maceda o de la elegancia de Miguel Tendillo, centrocampistas tan ordenados como Luis Milla, delanteros como Davor Suker o Fernando Morientes

En el Real Madrid todos sus jugadores han sido partícipes de los éxitos del Club aunque no hayan sido rutilantes estrellas. Todos han aportado y han tenido sus días de gloria. Imposible olvidarse de Fernando Serena anotando el gol de la victoria en la Final de la Copa de Europa de 1966, a Manolín Bueno supliendo con destreza las ausencias de Paco Gento, a Ángel Pérez García anulando por completo a Kevin Keegan, a Cholo abrazándose a Santillana durante la celebración del cuarto gol al Borussia Mönchengladbach, a Paco Llorente regateando portugueses en Oporto, a Santi Aragón marcando un gol al Barcelona desde casi el centro del campo, a José Emilio Amavisca dedicando sus tantos a un amigo fallecido en aquella memorable temporada 1994-95, a Mikel Lasa anotando desde 58 metros el gol más lejano que se recuerda en el Bernabéu, a Karembeu allanando el camino de La Séptima con un punterazo en Leverkusen, a Nicolas Anelka cabeceando a gol en Múnich, a Santi Solari iniciando en Glasgow la jugada de la volea de Zidane, a Mahamadou Diarra y a José Antonio Reyes marcando los goles de la remontada ante el Mallorca que nos dio la Liga de la temporada 2006-07…

Por desgracia todos no podían entrar en el ranking de los cincuenta mejores. El Real Madrid se ha hecho grande gracias al inestimable esfuerzo de sus dirigentes, de sus técnicos y, sobre todo, de sus jugadores. El Club siempre ha tratado de contar con los mejores. Nacionales, extranjeros, veteranos, noveles, grandes fichajes, canteranos… A lo largo de sus 116 años de historia han sido 778 los futbolistas que han jugado en competición oficial con el Real Madrid. Algunos jugaron más, otros jugaron menos. Unos ganaron más y otros no tanto. Unos tuvieron más suerte y otros menos. Pero todos ellos estuvieron ahí, defendiendo la elástica blanca y el escudo del Real Madrid.

Sólo cincuenta han entrado en nuestro ranking. Pero, en realidad, todos han sido grandes. Todos fueron importantes. Todos han hecho Historia.

Texto: @Rancoma_

Fotos: Web oficial Real Madrid.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *