Crónica Real | Ancelotti descubre un tesoro en el banquillo (1-3)

El Sadar recibió la visita del líder de La Liga, el Real Madrid, por la jornada 33 del torneo local. El Osasuna, ya en aguas seguras y lejos de los puestos de descenso, buscaba acercarse lo más posible al cada vez más lejano sueño europeo.

Ancelotti decidió rotar varios nombres en la alineación para este compromiso y ya con la mira puesta en las semifinales de la Liga de Campeones contra el Manchester City. Courtois fue el titular en el arco, como casi siempre; Lucas, Militão, Alaba y Nacho en defensa; con Camavinga, Valverde y Ceballos en el medio, algo que puede considerarse inédito hasta hoy; y en ataque estaban Rodrygo, por izquierda, con Benzema y Asensio. 

Ni Modrić, ni Casemiro, ni Kroos. Una gran sorpresa para cualquiera que esté al día con las alineaciones de ‘Carletto’. El italiano decidió dar una importante oportunidad a un Ceballos que se ha ganado cada vez más minutos tras sus buenas actuaciones saliendo desde el banco de suplentes. A su vez, Valverde va confirmando su status de inamovible en este once. De Camavinga poco se puede decir; su juventud dice todo lo contrario de la madurez con la que controla el juego en el medio del campo, así como también de la manera en cómo trata el esférico. 

El partido arrancó con mucha fuerza para ambos lados. El Reino de Navarra no es territorio fácil para ningún club. El Osasuna saltó al terreno de juego fiel a su estilo de presión y asfixió muchas veces la salida de juego del Real Madrid.   

Ahora que se mencionó a Ceballos, sería él el encargado de poner la pelota que destrabó el juego para el 0-1. El pase del andaluz terminó en los pies de Benzema, quien recentró la bola para Alaba. El austriaco remató y el portero local defendió su arco, pero en la recerga, el ‘4’ blanco coló la pelota entre las piernas del guardameta y marcó así el primer tanto del compromiso.

Pero, como se dijo antes: este campo no es nada, pero nada fácil. Tan solo dos minutos más tardes y tras un importante fallo de Militão, el Osasuna convirtió el gol del empate antes del primer cuarto de hora por intermedio de Budimir, quien remató a merced debajo del arco defendido por Courtois.

Rodrygo estuvo muy inquieto por la banda izquierda, haciendo las veces de Vinicius hoy, quien fue otro de los dejados en el banquillo por Ancelotti. Un remate del brasileño obligó a Sergio Herrera a realizar una gran atajada. El próximo intento sería a manos de David Alaba, nuevamente. El central se animó desde lejos y con un zurdazo casi puso de nuevo arriba en el marcador al Real Madrid, pero nuevamente el portero de los locales tuvo una muy buena respuesta ante la tentativa del austriaco. 

Era más el Madrid, pero el Osasuna fue quien se adelantó en el placard con otro tanto de Budimir, quien volvió a dejar retratado a Militão en la acción. No obstante, el linier anuló el gol por fuera de juego, que fue confirmado por el VAR.

Antes del descanso, Asensio anotó el 1-2. Camavinga envió un pase bombeado a Ceballos, quien definió ante Herrera, pero el guardameta paró el remate con su pierna izquierda. El rebote quedó en el medio del área chica y, con la portería vacía, el mallorquín puso al Madrid arriba en el marcador.

Para la segunda parte, Alaba fue sustituido por Carvajal debido a problemas físicos. ‘Dani’ pasaría a jugar como lateral izquierdo y Nacho fue movido al centro de la zaga.

Courtois fue exigido con un gran cabezazo en los primeros minutos, pero una gran respuesta del belga permitió al Madrid seguir con ventaja ante el Osasuna. Camavinga continuó con su recital en el medio del campo. Recuperaciones, precisión en sus pases, duelos ganados, salida de juego con balón dominado, pases clave en el último cuarto… El juvenil francés demostró hoy por qué el Madrid invirtió esos 30 millones de euros en él. Por su parte, Rodrygo también siguió causando estragos por la banda izquierda (derecha de la defensa del Osasuna). El brasileño ganaría un penal tras recortar ante el ‘Chimy’ Ávila, quien intencionalmente cortó el balón con la mano mientras se deslizaba sobre el césped. El colegiado señaló el punto de penal.

Benzema fue el encargado de cobrar la pena máxima, pero Sergio Herrera tenía otros planes. El portero del Osasuna se lanzó hacia su mano derecha y atajó el disparo del galo. Tan solo un par de minutos más tarde, nuevamente Rodrygo se internó en el área navarra y vio interrumpido su intento de remate. El árbitro sentenció penalti de nuevo. Ambas infracciones dentro del área fueron generadas por el extremo brasileño, que demuestra una vez más que está hecho para jugar en el Real Madrid. Y sí, Benzema fue nuevamente al punto de penal para vengarse del fallo anterior. Pero, una vez más, Sergio Herrera detuvo el remate del actual pichichi de La Liga.  Dos penaltis atajados para el portero local, dos penaltis errados para Benzema, quien vio así cómo se escapaba su gol 40 de esta temporada.

Como normalmente ocurre en el fútbol, tras fallar dos ocasiones tan claras, tu rival se viene encima y, algunas veces, logra empatar o remontar el partido. Lo curioso es que, luego de los sendos fallos de Benzema, el Madrid continuó con un gran control del juego en el mediocampo, liderado por Camavinga y Ceballos con el balón, y con Valverde en la recuperación y extensión del juego hacia las bandas.

Ahora, Ancelotti decidió sacar a Ceballos, también con molestias físicas, y dio minutos a Kroos. Apenas unos minutos después, sacó del terreno a Camavinga, quien probablemente fue el mejor del Madrid junto con Rodrygo. En su lugar entró Isco, un jugador venido a menos en los últimos años y que prácticamente no ha visto minutos de juego esta temporada.

Solo un minuto después de estos cambios, el Osasuna se vino encima del Madrid nuevamente. Los blancos no tenían ya tanta claridad en la salida de juego. Un error de Isco en un intento de salida por la banda izquierda casi termina en el 2-2, pero un milagroso corte de Nacho salvó a Alarcón.

El partido se detuvo por un par de minutos por un objeto lanzado a Courtois desde la bancada sur de El Sadar. Pero el incidente no pasó a mayores y pudo reanudarse sin problema.

Para los 10 minutos finales, el cansancio tomó por completo al Osasuna. El Real Madrid tuvo por lo menos tres claras ocasiones para sentenciar el compromiso. Pero ni Nacho, ni Rodrygo, ni Asensio, ni Vinicius pudieron convertir el tercer gol del partido.

Sobre el final, el Osasuna lo intentó con más garra que fútbol. Aunque eso no fue suficiente para empatar.

Antes del final, ‘Vini’ tenía una última palabra. Tras una gran salida de juego de Benzema, con ruleta incluida, abrió para el brasileño, que encaró en el uno contra uno al último defensa del Osasuna. Ya una vez mano a mano frente a Herrera, cedió la pelota a Lucas, que esperaba en centro del área y definió de zurda para el 1-3 final.

Gran partido de Camavinga y Rodrygo, pero también mención especial para Asensio, con muy buenas recuperaciones, casi 11 kilómetros recorridos y un gol. ‘Vini’ saltó al terreno de juego para jugar el descuento y aún así confirma su gran momento con una asistencia en el tercer gol del partido.

Ancelotti ha descubierto un tesoro en el banquillo en el que brillan con luz propia jugadores como Camavinga y Rodrygo. El futuro pinta muy bien en el Real Madrid.

Otros tres puntos y, como dijo ‘Fede’ Valverde en la entrevista post partido: “Un pasito más cerca del objetivo”. El Madrid está a medio paso de ganar nuevamente la liga de España.

Foto: ANDER GILLENEA/AFP via Getty Images

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *