Ana Muñoz: “No creo que el papel de un dirigente deportivo sea otro que el de facilitar la vida a los deportistas”

DB: Una jurista cualificada y con una dilatada trayectoria en el ámbito de la gestión pública y la empresarial llega al sector deportivo y aquilata el prestigio internacional de nuestro deporte con su labor al frente de la Agencia Española Antidopaje y se granjea el respeto de sus integrantes por su dedicación incondicional a sus protagonistas como Directora General de Deportes, ¿qué ha encontrado Ana Muñoz de gratificante en este sector para seguir ligada a él?

AM: Cuando abandoné el Consejo Superior de Deportes creí que mi especialidad en temas fiscales sería el primer objetivo de una nueva etapa profesional. Pero uno va descubriendo día a día que lo que inicialmente es un objetivo se va transformando con bastante rapidez en un proyecto mucho más amplio, en el que las empresas requieren de ti otras facetas de tu experiencia que has ido desarrollado a lo largo de los últimos 30 años. Experiencias que combinan aspectos relacionados con la comunicación, la gestión empresarial, el análisis jurídico y la coordinación de equipos humanos. Así ha sucedido también con el deporte. Creo que el deporte es adictivo, una adicción no nociva a la que merece la pena dedicar atención pública, esfuerzos humanos, recursos e iniciativas empresariales. El deporte tiene la capacidad de contagiar una serie de valores, modos de trabajo, habilidades, técnicas y oportunidades que son ciertamente útiles en muchos otros ámbitos de la vida. El deporte transmite valores, pasión, ilusión, es decir, el deporte contagia. Y esos cuatro elementos son herramientas imprescindibles para cualquier proyecto, de cualquier tipo, personal o colectivo, altruista o empresarial.

DB: Usted ha sido un activo sustancial en el aumento de protagonismo de la mujer en todos los deportes. ¿Para seguir recorriendo terreno en la lucha por la igualdad qué puntos considera críticos y a tener en cuenta por los gestores deportivos?

AM: El papel de la mujer en la sociedad actual en la que vivimos dista mucho de haber encontrado el equilibrio necesario entre lo posible y lo real. Pero en esa misma sociedad todavía dista mucho más de situaciones pasadas de injusticia flagrante, sometimiento y discriminación. Conviene no generalizar, por otra parte, ni podemos hacer comparaciones sin matices, ni tampoco realizar análisis sin perspectiva histórica. Se ha recorrido un gran camino, pero queda mucho por andar, y además deberíamos precisar a qué realidad social nos estamos refiriendo en cada caso.

Con todos estos matices, y refiriéndonos al aspecto deportivo, se han dado pasos de gigante en el reconocimiento a los éxitos del deporte femenino. Se lo han ganado ellas, las deportistas, los demás hemos contribuido un poco, poquito diría yo. Los medios de comunicación reflejan casi siempre el estado real de la cuestión. Y esto es lo que han hecho, poner el foco sobre una realidad incontestable: los éxitos del deporte femenino, los que han conseguido ellas en las canchas, la piscina, el tartán o en el resto de disciplinas deportivas. Ellas se han ganado el lugar en el podio, es decir, con su trabajo; el resto de lo que falta debemos hacerlo los demás. Las instituciones deportivas, la industria y los medios de comunicación, es decir, representantes de la sociedad, debemos conseguir que no tengan que competir además en los despachos, en las empresas, en los clubes, en las federaciones, etc…Ellas han conseguido la igualdad en la competición deportiva, nosotros debemos conseguir para ellas la igualdad en el resto de los ámbitos de la vida.

Pero todavía hay muchos aspectos de la igualdad y la libertad individual de las deportistas que requieren de esfuerzos y voluntades. La propia condición de mujer en el deporte femenino necesita de regulaciones normativas que les ayuden a seguir siendo deportistas, las mejores, y no tener que renunciar a su condición de mujeres. Conciliar su vida personal y profesional como deportistas tiene un plus de necesidad que no se da en otros ámbitos de la vida. Hay que facilitar que puedan ser madres, que puedan educar a sus hijos y que no tengan que renunciar a ser deportistas. Y en este aspecto creo que hay todavía muchos obstáculos que remover.

DB: Carolina Marín, una auténtica pionera en España, que tan bien encarna los valores del emergente papel de la mujer en nuestro deporte siente por usted una estima especial. ¿Vuestra relación ilustra la confianza que los deportistas sienten cuando ven una dirigente entregada, que defiende sus intereses con arrojo y tenacidad?

AM: No creo que el papel de un dirigente deportivo sea otro que facilitar la vida a los deportistas. Conocer sus problemas reales, buscar soluciones a las ineficiencias del sistema y, por supuesto, propiciar los cambios normativos para que su situación sea la adecuada, es decir, que les reconozcan y retribuyan por sus méritos deportivos, esto es, por su trabajo. En realidad no piden nada distinto de lo que pediría un trabajador a su empresa. Las federaciones deportivas son, entre otros aspectos, instrumentos públicos para conseguir llevar a cabo el papel que la Ley atribuye a la Administración. Ejercen funciones delegadas, es decir, son funciones propias de la Administración deportiva, pero que se desarrollan a través, por medio, de unas entidades, las Federaciones deportivas, que cumplen una función pública. Pero ni la Administración puede desentenderse de cómo se lleva a cabo dicha delegación y función, ni las Federaciones pueden creer que dicha delegación les concede tal grado de autonomía que pueden ejercer tales funciones públicas sin sometimiento a las leyes y reglamentos. Y sobre todo, no pueden olvidar que las Federaciones no son fines en sí mismas, no son empresas que buscan el beneficio de los socios, sino que están al servicio de los deportistas.

Los dirigentes federativos no están más que para facilitar a los deportistas en primer lugar, y al resto de instituciones deportivas, el cumplimiento de los fines previstos en la Ley. Los deportistas son el eslabón más débil de la cadena, por lo tanto, los que más atención y medios requieren. Y creo que ninguno debe olvidar que los éxitos del deporte español, que lo disfrutamos todos, lo consiguen esos deportistas. Ellos deberían tener el peso central de movimiento federativo, y creo que esto pasa por una profunda reforma y modernización de la Ley del Deporte.

DB: ¿Qué balance realiza de su etapa actual como asesora externa del World Padel Tour? ¿Percibe la visibilidad creciente que está teniendo el circuito también a nivel internacional?

AM: Se cumple ahora un año de mi colaboración con el Grupo DAMM en World Padel Tour. Está siendo una experiencia ciertamente satisfactoria. Es una perspectiva totalmente distinta a la que hasta ahora conocía. Una empresa privada española, sin ningún tipo de vinculación o relación deportiva con el ámbito público o federativo, emprende el desarrollo del único Circuito Internacional de pádel del mundo; asume por tanto el riesgo del emprendimiento, y la responsabilidad de mejorar día a día de cara a los deportistas, a los patrocinadores y a las distintas ciudades que albergan las pruebas del Circuito. Los indicadores y resultados que acabamos de conocer, en relación con ediciones pasadas, son realmente ilusionantes, y hacen que esta práctica profesional del padel resulte cada día más atractiva para otros países, incluso aquellos en que el deporte del padel no era tan practicado o conocido, como lo es en países de larga tradición como Argentina, Mexico o España. Es un proyecto realmente ilusionante, que cuenta con magníficos profesionales que están transformando el Circuito internacional en un evento deportivo de primer nivel.

DB: ¿Es el pádel la modalidad deportiva emergente por excelencia? ¿Debe ser un desafío conseguir que la práctica generalizada pueda derivar en una mayor atención hacia el circuito?

AM: Es curioso conocer que el padel es un deporte practicado en España por más de 4.000.000 de personas, más de dos días a la semana y en el que el porcentaje de mujeres alcanza el 50%. Pero es un deporte que desde el punto de vista federado no alcanza más de 60.000 licencias. Desde el punto de vista del Circuito Profesional los espectadores llenan los estadios donde se celebra cada una de las pruebas. Estos simples datos nos indican que hay un amplio margen de crecimiento y que el potencial deportivo es muy grande. Una estructura cada vez más profesionalizada y la implantación de metodologías propias de otros eventos deportivos internacionales han contribuido decididamente a una mejora sustancial de Circuito profesional y, como consecuencia de ello, ha supuesto una importante atención de los medios de comunicación, tanto de los deportivos como de los generalistas. Evidentemente esto redunda en un creciente interés del sector audiovisual, y también de muchas empresas de otros sectores que encuentran en eventos deportivos de este tipo una plataforma idónea para el desarrollo de políticas de marketing, patrocinio deportivo, así como de responsabilidad social corporativa. El conjunto de todos estos factores, y la implicación directa del Grupo DAMM, suponen una clara apuesta de éxito y crecimiento para el futuro más próximo.

DB: En su momento se le llegó a conocer como la “Dama de acero” por su talante inflexible hacia cualquier elemento que alterara las reglas de nuestro deporte. ¿Ese carácter implacable le ha pasado factura en el ámbito deportivo? Echando la vista atrás, ¿se arrepiente de no haber sido más diplomática o prudente en algún caso?

AM: Con la ilegalidad, la injusticia y la corrupción sólo caben posturas inflexibles, esto es, el cumplimiento de la ley, con todas sus consecuencias. También las que se derivan de aplicarla, y que en ocasiones pueden llevar a esa percepción de dureza. Dura lex, sed lex. De acero están hechos también los sueños, dije en mi toma de posesión como Directora General de Deportes, así que nunca consideré negativo ese apelativo de Dama de acero; al contrario, fue una manera de definir mi actitud ante lo que es posible (los sueños) y ante lo que no es aceptable (lo injusto).

Por el contrario, me arrepiento, siempre, de no hacer las cosas bien, de no dedicar todos los esfuerzos necesarios a cambiar lo que no funciona, y me duele no haber conseguido algunas cosas más. Pero nunca me arrepiento de haber hecho lo que hubiera que hacer para cumplir la ley, por difícil o incómodo que fuera, ni tampoco me arrepiento de no haber hecho cualquier cosa que fuera contraria a la ley o simplemente injusta. La prudencia y la diplomacia no están reñidas con ninguna de ellas.

“El Real Madrid es un embajador de primera magnitud”

DB: Dicen los que la conocen que es un ejemplo de autoexigencia, que cada día se somete a exámenes muy férreos para garantizar que cumple con su cometido; que llega a trabajar la primera y se va del trabajo la última. ¿De dónde le nace ese espíritu de superación profesional casi semejante al de los deportistas de alto nivel?

AM: Disfruto con el trabajo, sea éste el que sea en cualquier momento. Lo aprendí de mis padres. He tenido la suerte de trabajar desde hace más de 30 años en muy diferentes trabajos y actividades, y en todos ellos he disfrutado haciéndolo. Creo que es una actitud personal, acompañado de una dosis importante de voluntad y suerte. El espíritu de superación es fruto de afrontar la vida como un reto constante, pero aceptando que la vida viene como viene, sin que nosotros en muchas ocasiones podamos hacer nada por evitarlo o por cambiarlo. El azar y la necesidad, de Jacques Monod. Haber tenido el privilegio de ver cómo los deportistas empeñan lo mejor de sí mismos para que todos los demás sintamos que somos parte de sus éxitos es un regalo de la vida, que confío poder devolver multiplicado con mi trabajo.

DB: Perseverante, leal, infatigable y con un gran dominio del escenario público y de las relaciones personales, ¿leer a Javier Marías supone un valor añadido para poder disponer de mayor amplitud de miras y para discriminar con más exactitud lo que resulta urgente de lo que no? ¿Con qué libro de él se quedaría?

AM: Sin duda de Javier Marías, Mañana en la batalla piensa en mí. Lo importante no es lo que pudo haber sido y no fue, sino lo que pudo haber sido y puede seguir siendo. La literatura en general, como las artes, además de ser fuente de conocimiento, inspiración y entretenimiento, te permiten vivir como propias otras vidas y aprender de ellas lo que no fuiste. No se puede vivir sin literatura. Leer es conocer, aprender, desear, emular, rechazar, viajar, sentir, sufrir, amar. Leer es vivir. Ojalá leyera aún más!!!!

“El fútbol femenino tiene ya un proceso madurativo muy importante”

DB: Nacida en Valencia de Don Juan, es frecuente que en sus intervenciones deslice alguna palabra de estima hacia su tierra en donde el Real Madrid está muy presente en el imaginario de los leoneses, como se ha podido comprobar en la eliminatoria de Copa del Rey. ¿Ha recibido muchas llamadas de paisanos desbordados de alegría ante la visita del Madrid?

AM: El sorteo de la Copa del Rey en esta edición 2016 fue el Gordo de la Lotería para la Cultural Deportiva Leonesa, la Cultural; y también para los aficionados al futbol, para los leoneses-madridistas, e incluso para mucha gente que no es aficionada al futbol. Te confieso que fui yo quien llamó para compartir la alegría por el sorteo, a algún madridista y a muchos leoneses.

DB: ¿Es Ana Muñoz simpatizante del Real Madrid? De ser así, ¿Cuándo nace su madridismo? ¿Qué opinión le merece Florentino Pérez como Presidente del club?

AM: En mi casa, cuando éramos pequeños, se era de dos equipos, del Real Madrid y del Atlético de Bilbao. Mis hermanos jugaban al fútbol en equipos regionales, iban al estadio y añoraban la retransmisión de cada domingo, que se vivía como un acontecimiento familiar. También en eso he sido heredera de lo que aprendí de la familia. No conozco de cerca la gestión del Club, pero creo que basta con hacer un recorrido por los éxitos deportivos y económicos y los reconocimientos internacionales para formarse una opinión sobre el Presidente Florentino Pérez. Creo que es mejor que los que saben de esto hablen por mí. Apenas hace unos días el Presidente del Real Madrid recibía dos galardones en los Globe Soccer Awards, que responden mejor que yo a esa pregunta: el mejor club del año 2016 y el mejor presidente. Esto sólo en las últimas semanas, si hago un recorrido un poco más extenso en el tiempo el resultado es abrumador e incontestable, por lo que cualquier consideración de una aficionada más, como soy, creo que sobra.

DB: ¿Tiene la impresión de que en un horizonte cercano el Real Madrid impulsará el fútbol femenino con la creación de un equipo al respecto? ¿Es lo que realmente le falta a la Liga Femenina para cumplir con sus objetivos de expansión?

AM: Estoy convencida que el Real Madrid afrontará ese reto con responsabilidad y profesionalidad. No creo en las políticas de cuotas obligatorias, salvo en aquellos casos en los que para conseguir la igualdad real sea necesaria la intervención de la Administración pública. Y no es el caso en relación a la creación o no de clubes de fútbol. Tampoco creo que haya que diseñar proyectos deportivos sólo porque sean “por y para mujeres”. Hay que desarrollar proyectos de deporte femenino con los mismos requisitos que los del deporte masculino, y apostar por ellos con la misma intensidad y dedicación. Nadie entendería que se creara un club deportivo (masculino) que desapareciera en cuanto dejara de ser novedad su propia creación.

Pero creo que el fútbol femenino tiene ya un proceso madurativo muy importante, la Selección femenina española ha conseguido cotas de éxito y participación en competiciones internacionales impensables hace unos años. El desarrollo de proyectos deportivos para categorías infantiles y juveniles es garantía de futuro. Hay numerosos clubes deportivos que cuentan con una sólida y exitosa actividad en este ámbito. Y ahora falta un salto cualitativo de la mano de los que tienen experiencia y tradición: y ahí creo que no puede faltar el Real Madrid. La presencia del Real Madrid en la Liga femenina será un impulso definitivo para su crecimiento y consolidación. No tengo ninguna duda de ello. Y tampoco tengo duda que cuando se aborde este proyecto será en el marco de una apuesta seria y profesional por el futbol femenino.

DB: ¿Es Zinedine Zidane el líder que necesita el Real Madrid? ¿Qué le sugiere su figura?

AM: Soy poco amiga de hacer afirmaciones sobre temas que no conozco, a pesar de que los españoles somos muy amigos de opinar de cualquier cosa, y entre ellas y de modo particular de futbol. No tengo conocimientos suficientes para saber si Zizou es el líder que necesita el Real Madrid pero, una vez más, los datos son pertinaces, hablan por sí solos. Desde la distancia de una mera aficionada me gusta su capacidad de liderazgo, el señorío con el que afrontó las piedras que se encontró al inicio de esta etapa como entrenador, la ironía con la que encara algunas respuestas y, por qué no, su discreción personal.

DB: ¿Cree que la evaluación del Real Madrid muchas veces se restringe en exceso al capítulo deportivo? ¿Se tiene poco en cuenta su labor social, educativa o su contribución a la prosperidad del país en imagen?

AM: Por sus obras les conoceréis…. Los éxitos deportivos pueden eclipsar algo el resto de su aportación como el mejor club del mundo. Pero no olvidemos que precisamente es esa condición la que le permite realizar una labor impagable que llega, muchas veces de manera silenciosa, a tanta gente que lo necesita como la Fundación Real Madrid, y para desarrollar proyectos educativos de gran relevancia, como la Escuela Universitaria Real Madrid-Universidad Europea, un proyecto internacional para formar líderes que trasciende el mundo del deporte.

Muchas veces he dicho que el deporte abre puertas que no consiguen abrir los dirigentes políticos ni las mejores empresas del mundo. Y el futbol es el deporte por excelencia a estos efectos. El futbol es una industria, qué duda cabe, pero es un embajador de primera magnitud. Combina capacidad y pasión. Mueve los corazones y las masas. Con una buena gestión de estos “ingredientes” se tiene a la mano una fuerza imparable para mejorar la vida de las personas, extender los valores sociales que nos identifican como hombres y generar riqueza en beneficio de todos. Contar en un país como España con un activo así es un privilegio.

DB: ¿Qué le parece el proyecto de remodelación del estadio del Real Madrid?

AM: Conozco el mismo a través de los medios de comunicación, y estoy segura que será un polo de atracción turística, deportiva, social y económica de primera magnitud. Arquitectónicamente me ha parecido muy moderno, futurista. Estoy segura que será también en ese sentido un referente importante en Madrid como destino de ciudadanos de todo el mundo.

DB: Nos puede adelantar el DESEO de Ana Muñoz para el 2017 deportivo…

AM: Que los deportistas paralímpicos encuentren el reconocimiento social, deportivo y económico que merecen, en toda su amplitud. Son deportistas por encima de todo, y además, pero en segundo lugar, son personas con alguna discapacidad. En ese orden. Y un deseo, en otro orden: Hala Madrid!!!

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *