<h3 class='subtit' style='margin-top: -12px; color: #717171;'>Presentación y análisis del nuevo jugador del Real Madrid</h3> Opinión | Abran paso a Rodrygo Goes
  • Siguen sucediéndose las presentaciones en el Real Madrid, y el último en ponerse por primera vez la camiseta del 13 veces campeón de Europa ha sido el brasileño Rodrygo Goes. Sin levantar la expectación de Hazard pero con la ilusión  de lo que es, un chaval, Rodrygo ha aterrizado en Madrid con el único objetivo de triunfar con la camiseta blanca. Y a buen seguro que por talento y madurez está sobradamente preparado para asumir el reto y cumplir su sueño de pequeño. Bien harían en tenerle en cuenta, porque el futuro es suyo.

Rodrygo llega al Real Madrid con apenas 18 años, pero con 80 partidos como profesional a sus espaldas. A simple vista, su aspecto tremendamente juvenil puede confundir. Rodrygo es un futbolista jóven y todavía inexperimentado, pero muy maduro para su edad. Y eso es algo que muestra tanto dentro como fuera del campo. Su forma de entender el juego ha sido excelente desde su debut, pero al mismo tiempo es un chico con facilidad de palabra y capacidad para aprender de los que tiene a su alrededor. Si normalmente es complicado encontrar jugadores de su edad capacitados para llegar a la élite, mucho más lo es que dichos jugadores tengan los pies sobre la tierra. Y eso es algo que hace todavía más especial a Rodrygo.

Y es que el talentoso extremo brasileño es un diamante en bruto con mucho que aportar al proyecto del Real Madrid. Y si, hablo del presente. Rodrygo tiene la velocidad y el regate de Vinicius, pero es un jugador más eficaz en la definición y, sobre todo, más polivalente. Puede jugar por la derecha (sitio en el que actuado principalmente en el Santos) pero también por la izquierda o incluso como delantero centro. Solo falta saber si podrá con la presión de la misma manera que el propio Vinicius lo ha hecho, pero viendo su historial en el Santos, hay que pensar que así será. Y, por supuesto, los 2 brasileños pueden ser armas letales jugando cada uno por una banda, como ya demostraron con la selección brasileña sub-20.

Es cierto que hablamos de un jugador todavía “por hacer” y que siempre hay que tener paciencia con los futbolistas brasileños sin experiencia en Europa. Pero Rodrygo tiene condiciones para ser importante y aportar mucho desde el principio por 2 motivos: la ausencia de un jugador determinante en la banda derecha y la política de rotaciones empleada normalmente por Zidane. Si no llega nadie para ese costado diestro, Rodrygo puede ser la sorpresa en el ataque del Real Madrid. De hecho, en la actual plantilla no hay ningún jugador cuyo sitio ideal sea esa demarcación que puede aportar el desequilibrio y la velocidad de la perla brasileña. Y, por otra parte, Zidane ya ha demostrado suficiente personalidad como para dar la alternativa a un jugador jóven si se lo merece (Asensio en 2016 o Brahim en el final de la pasada liga pueden dar buena fe de ello).

Pero Rodrygo no es solo velocidad y regate. El ex del Santos ha ido mejorando en la definición frente al portero, y en sus últimos partidos con el Santos le hemos visto marcar de muchas formas posibles: por debajo de las piernas del guardameta, con voleas al primer toque, rematando con ambas piernas, amagando en el último momento…esa variedad de recursos frente al portero le ayudará en su período de adaptación. Precisamente esa capacidad de elegir la mejor opción al definir sumado a su enorme talento con el balón, es lo que sugiere su comparación con Neymar. El propio futbolista ha reconocido su parecido con el atacante del Psg, algo que no sorprende debido a las similitudes en cuanto a condiciones, además del club de origen.

Ni que decir tiene que una cesión de Rodrygo a otro club me parecería el mayor de los errores. No hay mejor lugar para foguearse que el Real Madrid, aunque deba pasar un proceso de adaptación en los primeros meses. Ni hay que asumir el riesgo de que se “pierda” cedido en otro equipo (el ejemplo de Lunin este año o Borja Mayoral en su día es una muestra de dicho riesgo) ni hay que desperdiciar a un futbolista con mucho que dar en un puesto delicado. Rodrygo tiene que estar en la primera plantilla del Real Madrid, y seguir los pasos de su amigo Vinicius, que ya demostró con paciencia y personalidad que es posible asentarse en el Real Madrid siendo apenas un chaval.

En conclusión, Rodrygo es el jugador que más ganas tengo de ver en el próximo Real Madrid. Es una apuesta seguro y un jugador capacitado para dar mucho en el presente. El futuro dictará sentencia sobre si será un crack o no, pero de lo que no tengo dudas es que encandilará a la grada del Santiago Bernabéu desde el primer momento. Tanto Vinicius como él son el futuro y hay que dejarles crecer, pero incluso me atrevo a afirmar que Rodrygo llegará más lejos que su compatriota. Solo necesita que le abran paso y tenga las oportunidades que a buen seguro se va a ganar.

Texto: @JavierGomezT

News Reporter
Colaborador de #MadridistaReal. Cubre la actualidad del Real Madrid Castilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *