Crónica Real | A Benzema le llueven los goles (1-3)

El Real Madrid enfrentó esta noche al Chelsea en Stamford Bridge por la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. Los españoles llegaron a este duelo tras la remontada en octavos de final ante el PSG y con un inspirado Benzema. Los blues hicieron lo propio tras la eliminatoria ante el Lille de Francia. 

Ancelotti decidió salir con el once de esperado: Courtois en el arco; Carvajal por derecha, Alaba y Militão en el centro de la zaga y Mendy por izquierda; Casemiro, Modrić y Kroos en el centro; y Benzema y Vinícius arriba. También con un factor diferencial: ‘Fede’ Valverde. El uruguayo sirvió de segundo lateral apoyando a Carvajal en defensa y apareció como mediapunta o segunda punta para atacar. 

Los de Tuchel llegaron a este partido con muchas dudas y con enormes turbulencias por lo que vive el club fuera del terreno de juego. El fin de semana pasado perdieron en casa 1-4 contra el Brentford de mitad de tabla en la Premier.

El Chelsea partía como favorito al jugar en casa, pero como ya se sabe, es difícil ejercer favoritismo alguno contra el 13 veces campeón del torneo, ese equipo que prácticamente nunca se rinde.

Aunque el inicio del compromiso demostró las intenciones que traían los blues, fue el Real Madrid quien avisó primero. Una gran contra de Vinícius Jr. con Benzema terminó con un derechazo del brasileño al horizontal del arco defendido por Mendy.

Poco después, un error garrafal de Militão casi dejó a Havertz mano a mano con Courtois, pero el propio central terminó derribando al alemán para ganarse así la primera amarilla del duelo. Con esa amonestación, el dorsal ‘3’ se pierde el partido de vuelta en el Bernabéu.

No pasaría mucho para ver la segunda tarjeta del partido. Una gran salida en velocidad por banda derecha de Valverde fue interrumpida por un durísimo choque con Rüdiger. El central teutón fue amonestado y, además, salió de ese choque con un fuerte golpe en su rodilla.

Tan solo 10 minutos después del aviso de ‘Vini’, Karim Benzema apareció para abrir el marcador. Como casi siempre esta temporada, una genialidad entre el brasileño y el galo terminó con un remate de cabeza para el 0-1.

No había terminado de asimilar el golpe el equipo londinense cuando de inmediato el Madrid marcó el 0-2. También por intermedio de Benzema, que marcaba así otro doblete tras el que anotó el fin de semana ante el Celta en Balaídos. En esta oportunidad, también de cabeza, pero a pase de Modrić. El croata frotó la lámpara, pero la curiosidad es que él mismo es el propio mago que sale de ella.

Luego del par de goles de Benzema, el Chelsea cayó en un letargo en el que no podía presionar, no podía recuperar en zona ofensiva, no podía cortar el juego de los blancos… 

Sin embargo, los ingleses salvaron un nefasto primer tiempo con un gol -también de cabeza- de Kai Havertz. Casi detuvo el remate Courtois, pero la potencia del mismo evitó la salvada del belga.

1-2 y al descanso en The Bridge. Un gran Real Madrid que supo opacar por completo el planteamiento de Tuchel, con un polivalente y acertado Valverde.

Para el segundo tiempo, el Chelsea hizo un par de cambios: Kovacic por Christensen y Ziyech por Kanté. 

Infortunadamente para el técnico alemán, tan solo un par de minutos luego de comenzar la segunda parte, Mendy y Rüdiger se complicaron en una pelota que ya era del portero, quien quiso dársela a su central y la dejó corta. Benzema estaba atento y presionó en cuanto vio las dudas del guardameta. Fue al choque con el central alemán y se quedó con la pelota y frente a una portería vacía. 1-3 y otro triplete de Karim Benzema.

La reacción londinense no se hizo esperar y de inmediato un remate de larga distancia del capitán Azpilicueta casi termina en el gol de la jornada, pero al final fue la parada de esta fecha de Champions. Courtois, una vez más, mantenía al Madrid en lo más alto.

Tuchel quiso mover un poco más el equipo y dio entrada a Loftus-Cheek y a Lukaku para intentar algo diferente. Al mismo tiempo, Ancelotti se vio obligado a dar entrada a Nacho por una lesión en la rodilla de Militão.

 El club inglés se volcó con todo al ataque en búsqueda del 2-3, pero la defensa blanca estuvo impecable y, cuando no, Courtois pudo responder como lo que es, el mejor portero del mundo.

Lukaku tuvo probablemente la ocasión más clara de los blues en la segunda parte. Tras un centro que se desvió en Valverde, la bola le quedó completamente a disposición al delantero, que falló de cabeza un gol casi hecho. 

Luego, Mount remató una pelota dividida y obligó al vuelo del portero merengue. La pelota terminó en el techo del arco del belga.

A falta de 18 minutos, Camavinga reemplazó a un exhausto Kroos. El alemán fue probablemente el punto más bajo (o menos alto) del mediocampo madrileño.

Poco quedaba por jugar y ahora sería Reece James a probar suerte. Sin embargo, Courtois ya había puesto el candado en el arco del Real Madrid. 

A falta de 5 minutos, Ancelotti dio entradas a Bale por Benzema y a Ceballos por Valverde, quien terminó tomándose la pantorrilla derecha luego de un gran esfuerzo físico durante los 85 minutos que disputó.

Solo se escuchaba a la afición madridista que viajó hasta Londres. “Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer…” acompañado de gritos de “olé, olé, olé” cada vez que el Madrid hilvanaba varios pases consecutivos. 

Así, así, así gana el Madrid. Lo escuchó y lo vivió Stamford Bridge. El rey de Europa venció 1-3 al actual campeón del certamen. Queda todo muy difícil para las aspiraciones del Chelsea en la vuelta.

Hoy es una de esas noches mágicas, una de esas grandes e importantes noches que consagran a enormes jugadores. Mención especial para Valverde, quien merece cada vez más un espacio en el once titular de este gran equipo.

 

Foto: Antonio Villalba / Real Madrid

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *