El Clásico de Miami fue un espectáculo en todos los aspectos. Lo fue en las gradas, donde los aficionados disfrutaron a lo grande, con ceremonia previa y actuación de Marc Anthony incluidas. Y lo fue en el campo, donde los dos equipos plantearon un fútbol de ataque repleto de ocasiones. El Real Madrid, que tuvo numerosas oportunidades de gol, no pudo llevarse la victoria en el tercer partido de la pretemporada. Kovacic y Asensio marcaron para los blancos en un encuentro en el que Messi, Rakitic y Piqué dieron el triunfo al Barcelona.

Los entrenadores quisieron ser partícipes de la fiesta y salieron al césped con dos onces de gala. Sergio Ramos, que debutó esta pretemporada, fue la gran novedad madridista. Pronto se complicó el partido para los blancos. En el primer acercamiento azulgrana, Messi abrió el marcador después de que su remate tocara en Varane. Poco después, Rakitic hizo el segundo tras llegar en segunda línea. Tocaba reaccionar y el Madrid lo hizo a través de Kovacic. El croata recortó distancias con un disparo desde la frontal del área ajustado al palo. En 15 minutos, el público ya había visto tres goles.

Golazo de Asensio
El partido estaba loco y era una sucesión de ataques con peligro en las dos áreas. Benzema, en el 19’, estuvo cerca de hacer el empate pero cruzó en exceso. Luego fue Modric el que probó fortuna desde lejos. Neymar y Messi dieron la réplica con dos disparos consecutivos. El argentino se encontró con una buena parada de Keylor Navas. Con tantas ocasiones, los goles tenían que llegar. Y fueron los madridistas los que lograron el 2-2. En un contragolpe de libro tras un córner a favor del Barcelona, Kovacic y Asensio se asociaron a la perfección para que este último batiera a Cillessen.

EL HARD ROCK STADIUM SE LLENÓ PARA VER EL CLÁSICO.
Tras una primera parte con poco centro del campo, muchas llegadas y diversión en las gradas, el segundo periodo arrancó con cuatro cambios en el equipo blanco. Entraron Nacho, Vallejo, Isco y Lucas. En el 50’, Piqué volvió a adelantar a su equipo tras rematar una falta botada por Neymar. El partido mantenía la tónica del primer periodo y, en solo 15 minutos, los dos equipos habían acumulado ya cuatro llegadas de peligro cada uno. Isco tuvo la más clara de los madridistas pero se topó con Cillessen. Mientras, Navas y Kovacic salvaron ante Suárez y Umtiti.

Así fueron pasando los minutos, con un fútbol vistoso en el que los ataques se imponían a las defensas. Entre ocasión y ocasión se iban sucediendo también los cambios en los dos conjuntos. En las postrimerías, Isco y Ceballos estuvieron cerca de hacer el tercero, pero el marcador no se movió. Con este partido, el equipo de Zidane cierra su participación en la International Champions Cup. El próximo compromiso será en Chicago frente al combinado de estrellas de la MLS en la última prueba antes de la Supercopa de Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here