La resaca de la doudécima aún está ahí. Las retinas y cerebros de los madridistas no se van a olvidar fácilmente de lo ocurrido en Cardiff. Pero el Real Madrid es insaciable cuando de ganar se trata. Por eso, la summeriana 2017 está logrando ilusionar todavía más a una masa social siempre exigente. Desgranemos algunas de las claves de la política de contratación madridista reciente.

1) Se acabó el tiempo de los superagentes

James, Pepe y Coentrao son tres jugadores que han salido del Bernabéu este verano y que poseen un denominador común; son representados por Jorge Mendes. El superagente portugués llegó a acumular mucho poder, con buena parte de la plantilla e incluso el cuerpo técnico madridista entre sus clientes. En la T4 se ha agotado la paciencia con este tipo de representantes, proclives por naturaleza a enredar con sus clientes en busca de permanentes mejoras de contrato o de posibles traspasos. La presencia de jugadores con un gran agente manejando sus hilos se va a reducir al mínimo.

En estos momentos, sólo un representante de la ‘cuadra Mendes’ permanece en la primera plantilla. Es Cristiano Ronaldo, que ya amagó con marcharse del equipo en un movimiento que para la directiva del Madrid ha resultado definitivo a la hora de sentenciar al superagente al que confía el rumbo de su carrera proferional. Aún están por clarifcar las intenciones del crack portugués de cara a su futuro. Lo que está claro es que si el plan era que la entidad o la afición entaran en pánico por la amenaza de una posible marcha de CR7, Mendes ha fracasado.

2) Adelantarse a los demás

La inflación que trajo consigo la brutal mejora del contrato televisivo de la Premier League, además de la entrada de jeques árabes y oligarcas rusos o asiáticos en el accionariado de otros clubes obliga al Madrid a estar más rápido. Hay que contratar a proyectos de estrellas, antes que a futbolistas consagrados.

El sólido proyecto deportivo, la importancia que ofrece Zidane a todos sus futbolistas, sin tener en cuenta su edad y la mística de una entidad legendaria son los grandes argumentos para persuadir a los talentos más prometedores del mundo, que también manejan propuestas de los grandes rivales continentales madridistas.

3) Lo de Mbappe no se repetirá

Hace justo ahora un año, el Real Madrid intentó fichar a un joven fenómeno del Mónaco llamado Kylian Mbappe Lottin, al que Zidane puso en la agenda del club tres años antes. La entidad del principado pidió por su joya algo menos de 50 millones de euros. Una verdadera barbaridad que hizo que se descartara la contratación, al menos momentáneamente. Unos meses después, el delantero ha multiplicado por tres su valor de mercado, obligando al club madridista a hacer un esfuerzo descomunal para conseguir su traspaso.

La consigna es que no volverá a ocurrir. Si los técnicos y los responsables ejecutivos a nivel deportivo coinciden en que un futbolista joven va a ser una superestrella, se pagará por él lo que sea necesario. La contratación de Vinicius Junior por 46 millones de euros es la consecuencia directa de lo ocurrido con Mbappe, y del punto anterior.

4) Recuperar la Selección

Hay división en el madridismo entre aquellos que quieren que el equipo tenga un importante acento nacional, y entre los que no discriminan la procedencia del talento. La estrategia de contrataciones denota que en el Bernabéu se quiere tener una presencia hegemónica en la selección española.

De la mano del director general (y deportivo) José Ángel Sánchez, se ha reclutado a buena parte de la sub-21. Así, Ceballos, Vallejo y Llorente, que regresa, se unen a Asensio y a Mayoral (probablemente se marche cedido), para darle un impulso juvenil y nacional a a segunda unidad del equipo, que en realidad no es tal cosa, ya que Zidane ha demostrado que el concepto tradicional de titulares y suplentes no casa con su filosofía. Además de los ya nombrados, en la agenda como posibles alternativas se asoman jugadores como Kepa u Odriozola, que incidirían en el mismo camino. Esta generación futbolística promete mucho, y en las oficinas del Bernabéu son muy conscientes de ello.

En la perdida batalla del marketing, el Madrid quedó muy tocado por la imagen de que la selección española estaba dominada por futbolistas del Barcelona. Ya no ocurre, y el plan es que no vuelva a ocurrir.

5) Lo importante es el sueldo

La salud financiera del Madrid está fuera de toda duda. Es por eso que importa mucho más que los jugadores que lleguen se adapten a la inquebrantable escala salarial impuesta, que tener que hacer esfuerzos en cuanto al montante de los traspasos.

El objtivo del club es no sobrepasar jamás el 40% del presupuesto anual en gasto en fichas. Es algo necsario en el ‘fair play’ financiero de la UEFA, en el ratio de endeudamiento de La Liga y, sobre todo, es la garantía de que la salud financiera de hierro de la entidad se mantendrá. Actualmete se está muy por debajo de ese ratio. Es por eso que los jugadores jóvenes tienen que aceptar ganar menos de lo que les ofrecen en otros destinos. Tienen la promesa de que cobrarán más si cumplen con las expectativas. Y además, son conscientes de que su exposición mediática no es la misma en un escaparate como el del Real Madrid.

Teniendo en cuenta que las grandes estrellas futbolísticas ingresan mucho más dinero en concepto de contratos publicitarios que lo que pueden ganar como salario por jugar, es lógico que haya futbolistas jóvenes dispuestos a renunciar a parte de su sueldo para ver cómo su fama crece y, como consecuencia, también engordan sus cuentas corrientes por conceptos asociados a la imagen.

La escala salarial incide además en que se mantenga la buena sintonía en el vestuario, donde todos saben que antes que ganar lo mismo que Ramos o Ronaldo, hay que merecerlo.

6) España, Francia, Brasil

Los técnicos del club tienen tres grandes focos de actividad. Para empezar, el ya reseñado mercado de promesas nacionales. También se sigue muy de cerca todo lo que ocurre en Francia, donde no dejan de surgir futbolistas impresionantes. En este caso es el propio Zinedine Zidane el mejor detector de joyas. Ya señaló a Varane en su día, al igual que ahora apunta a Mbappe, Dembele y a muchos otros que los técnicos de la Casa Blanca tienen bajo el radar. El caso de Theo es especial, porque es francés, pero se le ha seguido sobre todo por sus espectaculares actuaciones en la cantera del Atlético de Madrid.

Por último, el otro gran caladero de talento es Brasil, en este caso de la mano de Juni Calafat. Vinicius estaba siendo seguido gracias a él, como en su día lo estuvieron Neymar o Gabriel Jesús, que finalmente se escaparon. Se presta atención a los futbolistas de cualquier procedencia (Alemania está muy presente, por ejemplo), pero los tres mercados prioritarios son el español, el brasileño y el galo.

7) Planificación

En los medios de comunicación ha calado la idea de que el Madrid se mueve en el mercado sin un plan definido. Y lo que está ocurriendo es exactamente lo contrario. A Mbappe se le sigue desde que tenía 14 años, a Ceballos al menos desde hace dos temporadas… La agenda es amplia y plagada de perfiles interesantes a los que hay que monitorizar para comprobar si su evolución es la esperada, antes de ir a por ellos.

8) Cantera

Cristo González, del Tenerife, ha sido una de las últimas llegadas para el Castilla. No se descuidan para nada las inferiores, donde se cuecen futbolistas con mucho talento en diferentes categorías. Muchos de ellos no llegarán a debutar con el primer equipo, y algunos se convertirán en ventas que amorticen la inversión que hay que acometer anualmente en Valdebebas (unos 20 millones por temporda).

El mero hecho de que Achraf, Luca Zidane, Borja Mayoral o Marcos Llorente puedan quedarse  esta temporada en la primera plantilla ya hace que todo el trabajo que se hace en las categorías inferiores merezca la pena. La idea es que al menos haya un nuevo canterano integrado en el primer equipo cada año, aunque ya se sabe que eso depende de muchos factores y no puede ser una regla matemática.

9) Cedidos

Valverde, Odegaard y Febas, además de Mariano, que fue traspasado con opción de compra al OL (operación muy similar a la de Morata y la Juve) son los cuatro canteranos que se prueban esta temporada lejos del Bernabéu y que serán escrutados con detenimiento para comprobar si se ganan un hueco en una plantilla cargada de talento hasta las cejas. A ellos se podría sumar Borja Mayoral. Todos tienen que pasar por la ‘mili’ que ya superaron con éxito Carvajal, Casilla, Lucas Vázquez, Asensio, Vallejo o Llorente. Si lo logran, volverán.

10) Ventas revalorizadas

Además de sus éxitos deportivos, el Madrid tiene que agradecerle a Zidane la revalorización de muchas de sus piezas, aunque la importancia de muchas de ellas estuviera más cerca de lo residual que de lo capital. De la plantilla no ha salido este verano (al menos por ahora) un sólo titular. Los que se han marchado fueron los jugadores número 14, 17, 18, 19, 22 y 23 en cantidad total de minutos disputados la pasada temporada. Excepto Danilo y Morata, la aportación del resto de los traspasados fue poco relevante. Y aún así, varios de ellos han salido por más de lo que costaron, o prácticamente por lo mismo. Con Zidane, es difícil devaluarse.

PD: Los enemigos del Real Madrid siguen agarrándose a clavos ardiendo ante su manifiesta superioridad reciente. Si antes se cuestionaba que se financiaran los traspasos mediante créditos bancarios que la entidad merengue devolvía en fecha y con sus correspondientes intereses (por suerte para Bankia, por ejemplo), y se cebaban teorías tan absurdas como que la procedencia geográfica de cada fichaje se correspondía con proyectos que iba a ejecutar ACS en los países de origen de los jugadores contratados, ahora se dice que los fichajes se sufragan con el rescate de las autopistas o la indemnización por el ‘proyecto Castor’. Eso implicaría que ‘todos los españoles’ estamos pagando indirectamente los fichajes del Madrid.

Aunque me sonroja tener que explicar algo tan básico, voy a hacerlo. ACS sólo tiene que ver con el Real Madrid que comparten presidente. Florentino Pérez responde ante la junta de accionistas de la constructora, y ante los socios del Real Madrid. Las cuentas de ambas entidades están auditadas. Y como estoy bastante seguro que entre los miles de accionistas de ACS hay aficionados de todos los equipos, dudo mucho que permitieran destinar parte de los ingresos de la empresa que les pertenece a sufragar fichajes de un club con el que la constructora no mantiene ningún tipo de vinculación accionarial o financiera. El Madrid tiene mucho dinero en caja porque ingresa mucho y gasta menos que sus rivales directos. Simple.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here