Óscar Rodríguez: preparado para dar el salto, por @FRANALVARO1

¿Qué condiciones o características debe acreditar un gran centrocampista?. En mi opinión, conocimiento del juego (lo que yo llamo tener el fútbol en la cabeza), una técnica individual sobresaliente para llevar al césped esas “ideas” y una adecuada aptitud para la toma de decisiones en el campo. ¿Por qué es importante conocer el Juego? Porque el fútbol empieza en la cabeza y continúa en los pies (técnica Individual).

Si a estas dos cualidades le unimos una buena toma de decisiones en cada momento del partido y/o zona del campo, estaremos hablando de un gran jugador de fútbol. Hay jugadores que saben jugar con un balón, pero que desconocen lo que significa jugar al fútbol. Sin lugar a dudas, nuestro protagonista, Óscar, sabe JUGAR AL FÚTBOL. Guti sabe otorgarle su papel y él lo interpreta para beneficio de todos sus compañeros y de los que seguimos a ese equipo tan cercano a lo perfecto que es el Juvenil A del Real Madrid.

Uno de los aspectos más llamativos de Óscar es su pericia para convertir en fácil lo difícil, habilidad que podemos evocar con imágenes que mantenemos en nuestra retina: cada fin de semana le vemos guardarla cuando conviene y darla cuando es necesario. Le vemos dándole ritmo al Juego o quitándoselo. La da en mejores condiciones de las que la ha recibido y siempre con ventaja para el compañero, para dotarle de continuidad a la jugada. Si además juega en un equipo en el que todos los jugadores hablan el idioma de la técnica, del talento y del juego combinativo, tendremos un clinic de fútbol cada domingo.

Óscar Rodríguez es un futbolista diestro, que juega habitualmente de interior derecho en una línea de tres centrocampistas, que puede hacerlo de mediocentro único o acompañando a otro más posicional e incluso podrá desempeñarse con éxito en la media punta (alberga una gran facilidad para el giro y para eliminar rivales que presionan su espalda cuando recibe, al margen de una visión de juego para el último pasa francamente destacable).

Poseedor de un gran desplazamiento en largo, siempre con la tensión adecuada y especialista en batir líneas jugándola por abajo, no se adorna si no es necesario. Centrocampista con gran llegada y con un gran disparo de larga distancia, ejecuta todas las acciones a balón parado del su equipo.

A sus 18 años no tardará en dar el salto al Castilla, y si la cadena sigue funcionando y la suerte le preserva de lesiones de consideración que puedan frenar su carrera, el Madrid tiene en él un futbolista preparado para el primer equipo, sin ninguna duda porque a todo lo dicho se añade que posee un gen competitivo y una fortaleza mental, necesarios para triunfar en el club/equipo más exigente del mundo. Hasta que lo vean ahí en el Bernabéu con la camiseta del Madrid, contémplelo y disfrútenlo cada domingo/miércoles en el Juvenil de Guti.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here