Bam Bam Zamorano, un killer “clásico”, por @elfutboldemarta

Iván Zamorano, apodado Bam Bam, es la Leyenda Blanca de esta semana. Su apodo suena a disparo, quizás por sus remates de cabeza de los que salían goles, muchos goles para el Real Madrid, en concreto 101 dianas. Falta un día para el partido del año, y qué mejor que calentar motores con uno de esos jugadores que dejaron huella en un clásico.

Es considerado uno de los mejores jugadores de fútbol chilenos de la historia. Nacido en 1967 en Chile, despuntó con su fútbol en su país siendo uno de los jugadores más importantes para la selección chilena. Su paso por España daría su pistoletazo de salida en Sevilla. En 1990 fichaba para el club sevillano, dos temporadas en el conjunto andaluz que le bastaron para llamar la atención del equipo blanco.

Zamorano aterrizaba en Madrid en 1992, ciudad en la que se quedaría hasta 1996. Cuatro años defendiendo y vistiendo la camiseta blanca fueron suficientes para convertirse en lo que es hoy en día, Leyenda Blanca del Real Madrid.

Su tenacidad y su afán de gol le convirtieron en uno de los máximos anotadores de la década de los 90. En su primera temporada con el club blanco ganó la Copa del Rey y la Supercopa de España. Un buen comienzo al que le seguiría una pausa: la siguiente temporada pasó desapercibido y no fue uno de sus mejores años. La sequía goleadora no duraría mucho y Zamorano firmaría su mejor temporada con el Real Madrid en 1995.

En 1994 empezaba la que sería la mejor temporada del chileno con el Real Madrid. Su primer título internacional lo lograba con el club blanco, y la Copa Iberoamericana marcaba el comienzo de un año inolvidable para el chileno.

En 1995 el título de la Liga Española se acomodaba una vez más en las vitrinas del estadio Santiago Bernabéu. Zamorano fue protagonista de esa Liga, pero sobre todo lo fueron sus goles. Uno de ellos, contra el Deportivo de La Coruña, fue definitivo para la consecución del título liguero.

Cabezeaba el balón como pocos jugadores, una virtud de la que sacó el máximo partido. Además del título de Liga, ese año consiguió también ganar el Trofeo Pichichi, gracias a las 28 ocasiones en las que sus remates se colaron en las redes de las porterías contrarias.

El partido más importante de Zamorano como jugador del Real Madrid llegaría también ese año. El clásico, Real Madrid-FC Barcelona, el partido más importante para todo jugador que haya vestido la camiseta blanca, se convertiría para el chileno en los 90 minutos más destacados de su carrera.

En el Santiago Bernabéu, esa noche de clásico del 7 de enero de 1995, Zamorano participaría en la victoria del Real Madrid con, “Bam Bam”, tres goles. Una manita se llevaron los catalanes de esa noche mágica. De los otros dos goles también fue protagonista nuestra Leyenda Blanca de esta semana, participando con sus pases en un 5-0 que el madridismo jamás olvidaría.

El clásico de mañana necesita un goleador como Zamorano, un hat-trick o una manita que nos acerque todavía más al título de Liga. Pero por suerte figuras tenemos, y muchas. Mañana nuestros jugadores se dejarán la piel por este escudo y por todos esos jugadores que, como “Bam Bam”, han dejado huella en nuestro eterno rival, bam bam y ¡Hala Madrid!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here