116 años de historia gloriosa por @AthosDumasE

El 6 de marzo de 1902 se firmó la constitución oficial del Madrid Football Club, es decir hace justo hoy 116 años. Muchísimas Felicidades por lo tanto, a esta maravillosa entidad, que ya desde 1920 adoptó el nombre oficial de Real Madrid Club de Fútbol tras obtener el título de “Real” por parte del rey Alfonso XIII y, por lo tanto, pudo incorporar la corona real a su escudo inicial.

El Real Madrid es el club más universal del mundo, aunque conserva sus raíces, intrínsecamente madrileñas. El más universal ya que no discrimina a ninguno de sus seguidores por motivo de sexo, credo, raza, condición social o nacionalidad. Es a la vez el club más querido y seguido en todo el mundo pero también el más envidiado y vilipendiado de todo el universo. Es admirado y odiado. Elogiado y pateado sin piedad. Todos los días corren ríos de tinta sobre él. No falta su nombre en ninguna tertulia futbolística, haya ganado, empatado, perdido o sin siquiera haber jugado. Es posiblemente el único club del mundo sobre el que todos opinan, algunos para bien, otros para insultarlo prácticamente a diario. Eso sí, ningún seguidor del mundo del fútbol, especialmente en España, puede vivir sin pensar en el Real Madrid en cada momento,  lo cual no hace más que ensalzar su grandeza infinita.

El mayor de sus éxitos fue siempre estar alejado de la política, pese a que todo el mundo quiere hacer de él un instrumento político que nunca fue. Durante la II República se le quitó por ejemplo la corona real (se le tachaba de equipo del régimen ya que contaba con los mejores como Zamora, Ciriaco, Quincoces o Luis Regueiro). Durante la dictadura tardó casi 10 años en conquistar una copa y casi 15 en ganar la liga, mientras sus rivales como el FC Barcelona conquistaba 5, el Atlético de Madrid 4 (2 como Atlético Aviación), el Valencia 3, el Sevilla y el Athletic de Bilbao 1 cada uno, pero a día de hoy muchos indocumentados lo siguen llamado el equipo de Franco.

El Real Madrid, que en la posguerra era el auténtico y genuino equipo del pueblo – frente al equipo de las élites militares y aristócratas que apoyaban al Atlético de Madrid -, aunque ya era sin duda el club con más seguidores y el más querido, con un estadio futurista para más de 100.000 espectadores construido en 1947, no empezó a tener una dimensión continental y mundial hasta la llegada de Alfredo Di Stéfano en 1953 y la posterior confección de un equipo de ensueño con los mejores jugadores nacionales (Juanito Alonso, Zárraga, Muñoz, Molowny, Paco Gento) salpicado con grandes figuras internacionales (Santamaría, Rial, Kopa, Puskas), que maravillaron al mundo, logrando por ejemplo 12 ligas y 6 copas de Europa en tan solo 16 años en el periodo 1953-1969 (en las que, por cierto, estuvo Gento presente en todas ellas).

 

Desde esa época, la leyenda del Real Madrid se forjó y su exitosa sombra llega hasta nuestros tiempos. Los años 70, con Amancio, Pirri, Velázquez, Santillana, Camacho; la época de la Quinta del Buitre; la reconquista de Europa en los últimos años del siglo pasado; el reconocimiento oficial por parte de la FIFA como “Mejor Club del siglo XX”; el relanzamiento mundial con el equipo de los Galácticos, hasta llegar al periodo actual, verdadera Segunda Época Dorada, con otro equipo de ensueño que ha sido capaz de conquistar 3 de las últimas Copas de Europa disputadas y de alcanzar el hito nunca antes logrado de alzar 2 UEFA Champions League de forma consecutiva, arrebatándoselas a equipos de gran calibre como el Barcelona de Messi, la Juventus, el Bayern, el Manchester City  y tan competitivos como el Atlético de Madrid.

Tan destacable en su historia como la construcción del nuevo estadio de Chamartín o como la llegada del gran Alfredo fue la elección de Florentino Pérez como Presidente en el año 2000. No olvidemos que en aquél momento, pese a que se acababan de conquistar la 7ª y la 8ª Copas de Europa, el club estaba prácticamente en bancarrota y con un peligro evidente de dejar de pertenecer a sus socios; el día de Nochebuena de 1999 se tuvo que vender a Clarence Seedorf al Inter de Milán por 3.900 millones de pesetas (unos 24 millones de € al cambio), cifra con la que la directiva de Lorenzo Sanz pudo hacer frente a los pagos pendientes de bastantes de las fichas de aquella plantilla.

Florentino en su primera etapa volvió a rememorar la política exitosa de Don Santiago Bernabéu en los 50 “los mejores deben de jugar en el Madrid”, y el club pasó en poco tiempo de ser una ruina económica a una máquina de hacer dinero y prestigio. Su segunda etapa, tras los caprichos de la Galaxia, volvió a poner al club en la cima del universo, con el acierto pleno por la contratación de Cristiano Ronaldo, el segundo jugador más importante en 116 años de historia del Real Madrid (tras Don Alfredo), y con su exitosa política – también a la imagen de lo que hizo Don Santiago – de contratar a los mejores españoles (Ramos*, Xabi Alonso, Isco, Asensio, Ceballos) junto con la habitual producción de la Fábrica (Carvajal, Nacho, Casemiro, Lucas Vázquez, Llorente) y a figuras extranjeras consagradas (Benzema, Modric, Bale, Kroos, Keylor Navas) o con gran potencial (Marcelo**, Varane, Kovacic, Theo).

Época de éxitos deportivos (mucho más a nivel internacional que en las competiciones locales, lo cual es francamente significativo e insólito) y liderazgo absoluto en ingresos financieros, en marketing  y en gestión. Ahora mismo el club se está intentando adaptar a las nuevas reglas del juego del fútbol global, con competidores en manos de estados (fundamentalmente del Golfo Pérsico)  o de multimillonarios chinos, rusos o americanos, y en periodo de desarrollo de nuevas herramientas de marketing principalmente en el mundo digital con nuevos operadores globales como pueden ser los Google, Facebook o Amazon.

Empezó todo en 1902. Estamos en 2018. Entre medias, el Real Madrid participó como miembro activo e imprescindible en fundar la FIFA en 1904, la Copa de Europa en 1955 o  la Copa Intercontinental en 1960, nada más y nada menos. Con figuras en su directiva tan importantes como Raimundo Saporta, padre de la exitosísima sección de baloncesto, que también puso la primera piedra en el nacimiento de la Copa de Europa de ese deporte. Del baloncesto muchos madridistas suelen olvidarse pero en numerosos años de sequía futbolera, los laureles de la canasta siempre han estado dando la cara y merecen ser destacados siempre.

A cualquier turista español que viaje por África, Asia, América o Medio Oriente siempre le preguntarán “¿Eres del Madrid?”.  En Francia o en Italia le hablarán con admiración de “Le Réal” o de “Il Real”. En Bélgica, en Escocia, en Portugal, en Polonia, en Suiza, en Inglaterra. En Tokio, en Houston, en Rio de Janeiro, en Oslo, en Sidney, en Bogotá, en Bagdad, en Ciudad del Cabo, en Tel-Aviv. La marca “Real Madrid” es más potente mundialmente que la marca “España”, esto es así, guste o no guste.

116 años coronados por victorias, remontadas, gestas, títulos, épica. También con sinsabores, travesías del desierto – la peor la que fue desde 1966 hasta 1998, desde la Sexta a la Séptima – , amarguras y derrotas. El madridista no se resigna, no es conformista, y cuando es vapuleado o noqueado se vuelve a poner en pie. Quiere ganar siempre pero no quiere dar lecciones de cómo ganar. Qué gran idea tuvieron aquél lejano 6 de marzo de 1902 nuestros patriarcas Julián Palacios, Juan Padrós y su hermano Carlos cuando registraron el club oficialmente y aprobaron sus primeros estatutos. Idea genial con la que seguramente jamás soñaron llegar ni por asomo a las cotas donde hoy en día se yergue ufano el Real Madrid Club de Fútbol.

Feliz Cumpleaños, Real Madrid.

@AthosDumasE

 

 

*Ramos se fichó en la primera etapa de Florentino Pérez (2005)

**Marcelo llegó en el mercado de invierno 2006-2007 bajo la presidencia de Ramón Calderón.

 

Avatar
News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *