#TerrenoMadridista | Rememorando la “Nederlandse Invasie”

Entre 2006 y 2010 se produjo en la ciudad de Madrid una invasión de jugadores holandeses sin precedentes. Algunos dejaron su huella en el madridismo, mientras que otros pasaron sin pena ni gloria por el conjunto merengue.

El primero en arribar fue el gran Ruud Van Nistelrooy. Un delantero centro nato, con 1,90 metros de estatura y gran olfato goleador. Llegó procedente del Manchester United, en donde se cansó de romper las redes de los arcos ingleses (148 goles en 219 partidos). En su primera temporada (2006/07) convirtió nada más y nada menos que 33 goles en 47 partidos, consiguiendo el título de liga. Ya en la 2007/08, volvió a ser el goleador de la Casa Blanca con 20 goles en 33 partidos, y ganó nuevamente la liga y además la Supercopa de España, anotando tres goles en los dos partidos frente al Valencia.

A mediados de 2008, Ruud fue operado de sus meniscos y ligamentos y estuvo ocho meses afuera de las canchas. Su etapa en el Madrid no sería la misma, quedaría relegado y perdería la titularidad contra Gonzalo Higuaín. Además, llegarían a la institución nombres como Karim Benzema y Cristiano Ronaldo. El 24 de enero de 2010 minutos antes de un partido contra el Málaga, saltó al campo y se llevó el reconocimiento del presidente y una ovación de todo el estadio en lo que sería su despedida. Van Nistelrooy es sin dudas uno de los “killers” más importantes de la historia madridista. Su registro culminó con un total de 102 partidos, 63 goles y tres campeonatos.

Arjen Robben | Foto: AS

El segundo holandés en llegar fue Arjen Robben. Proveniente del Chelsea, en donde fue una de las piezas fundamentales de ese equipo histórico de Mourinho. 106 partidos, 16 goles y 24 asistencias contabilizó en tres temporadas con los “blues”. Disputó dos temporadas con el Madrid (2007/08 y 2008/09), en donde destacó en varios partidos, pero tuvo la mala suerte de lesionarse en más del 40% de sus partidos. Ganó dos títulos (Supercopa y Liga 2008). Jugó un total de 65 partidos, anoto 13 goles y dio 14 asistencias. El 27 de agosto de 2009 fue traspasado al Bayern Múnich debido a la poca continuidad que podría llegar a tener en el siguiente año.

El tercero en vestir la camiseta del Real Madrid fue Wesley Sneijder. Su paso como vikingo fue muy similar al de su compatriota Robben. Realizó grandes actuaciones pero nunca pudo destacar. Eso lo llevó a no ser un titular indiscutible. Con el Madrid disputó un total de 66 encuentros, convirtió 11 goles y sumó 11 asistencias. El 27 de agosto de 2009 se confirmó su traspaso al Inter de Milán por 16 millones de euros.

Wesley Sneijder | Foto: DreamTeam

Los últimos tres holandeses, que tal vez no brillaron como se esperaba, fueron; Royston Drenthe (59 partidos y 4 goles), Klass-Jan Huntelar (20 partidos y 8 goles) y por último el mejor de este trio, Rafael van der Vaart (75 partidos y 12 goles). Vaart será recordado por una de las grandes remontadas del Madrid frente al Sevilla en la temporada 2009, donde los merengues perdían 0-2 y el holandés convirtió en los últimos minutos el 3-2 definitivo que daría vuelta el resultado.

Texto: Seba Genova

Foto de portada: GOAL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *