#OpiniónReal | El desastre de Solari

Sin apenas sentarse en el banquillo parte del madridismo ha querido rendir cuentas con Solari. Desde el inicio se le objeta que no haya contraído méritos para sentarse en el banquillo del Real Madrid. A partir de esa contrariedad cualquier hecho negativo se le atribuye y se magnifica. En los últimos tiempos se advertía la falta de autoridad del argentino por no relegar a Marcelo y por no alterar el esquema de juego.

En el día de ayer Solari rompe esos moldes. Me da la impresión de que su alineación de ayer es todo un manifiesto. El argentino -algo inherente al puesto de entrenador – está totalmente de paso en el equipo, así que debe convencerse de “morir” con los jugadores que vea comprometidos y que le satisfagan a él y a su nutrido equipo de trabajo. Es su deber.

Yo aplaudí que no se buscara un intercambio de golpes con el Betis, y más con la carencia de gol que tiene el equipo blanco. El propio Barcelona en su estadio recibió un serio correctivo permitiendo que el Betis dispusiera de espacios ofensivos, especialmente por los laterales. Y ese Barcelona tenía a Messi y a Luis Suárez.

Regresando a lo nuestro, me agradó ver un once de jugadores que se iban a vaciar. Un cambio de planteamiento teniendo en cuenta los recursos propios y las potencialidades del rival.

Casualmente, la voz generalizada denunciaba la ausencia de Marcelo. Se venía a decir que con ese dibujo, el brasileño era idóneo.

He hallado en un tweet de @avillalpand0 la inspiración. En un esquema con carrileros, los jugadores de banda deben ser los más frescos y resistentes. Además, deben asumir que su lugar en el partido está en el pasillo exterior.

Evoco una anécdota como conocedor del Castilla. Profesionales que integran las sesiones de entrenamiento del segundo equipo me revelaron en cierta ocasión que a los laterales que subían con el primer equipo les costaba regresar a los patrones normales. En ocasiones había que llamar la atención al “Tejero” de turno, porque después de entregar el esférico, realizaba un apoyo en diagonal, tan típico de Marcelo. Obviamente, se detenía el entrenamiento y se le pedía al lateral en cuestión que no tratara de reproducir algo que está al alcance de un genio. Que debía realizar el apoyo continuando por la banda.

Con esta anécdota pretendo ilustrar el planteamiento de ayer. Para mí con todo el sentido del mundo. A partir de la baja de Benzema, el equipo se cae, cierto. Aunque los jugadores no dejaron de combatir, Keylor no tuvo trabajo y el gol del empate fue de nuevo ilegal.

En conclusión, el caso es pegar a Solari incluso cuando hace lo que muchos le venían reclamando.

Foto: Eurosport

News Reporter
Director de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *