#OpiniónReal | El vídeo de Solari

A 24 horas de comenzar la liga Solari debió sorprenderse con la noticia de que Vinícius jugaría los fines de semana con el Castilla. Un proyecto de club que debía dar sus incipientes pasos en el fútbol español. Es probable que con la noticia cualquier entrenador del filial se llegara a afligir. El gran fichaje de la temporada sería enviado los fines de semana al Castilla para acabar de formarse.

Es probable que Solari no pidiera orientaciones ni tutela. Como siempre le ha caracterizado su labor en el Castilla se lanzaría a realizar su trabajo, a integrar rápidamente a una figura que desconocía todo sobre su nuevo entrenador y sobre la categoría en la que quedaba sumergido.

A la hora de conocer la noticia Solari acudiría a su despacho y se pondría a editar un vídeo con las actuaciones de Vinícius en la pretemporada. De esa forma podría sacar sus primeras conclusiones. No habituado a seguir al lateral contrario en defensa, recurrencia a la diagonal, timidez a la hora de probar el chut. Eso sí, por encima de todo, una arrancada única con el balón, que le permite desbordar con una insultante facilidad.

En la segunda jornada de liga de segunda B el Castilla visitó al Atleti B. En aquel encuentro se comprobó que Vinicius había perdido la timidez de cara a puerta. Anotó dos golazos. Se constató que con los relevos defensivos adecuados -majestuoso Fidalgo aquel día- su falta de hábito defensivo importaba poco de momento. Y se reveló como un futbolista competitivo, con personalidad, aguerrido, dispuesto a “no sucumbir” ante las entradas bruscas. Lejos del prototipo de futbolistas brasileño. Vinícius es puro carácter.

Faltaba trabajar el último apartado. Su dependencia de la diagonal. Solari fue un jugador específico de banda, de los que progresaban por su flanco. Para el argentino se hace mucho daño a las defensas cuando “recorres ese espacio libre” que queda por la banda, una vez has recibido un cambio de orientación. O en una transición. Ante el Atlético de Madrid Vinícius acreditó ese aprendizaje. Le esperaban en las ayudas defensivas, y se dedicó a atacar por fuera. Ni que decir tiene que también se compromete en defensa, trabaja. No solo lo intenta en ataque, también en defensa. Y, desde el banquillo, aplaude con pasión el gol de un compañero.

De la mano de Solari, Vinícius es un jugador más imprevisible en poco tiempo, y el Madrid ha encontrado un futbolista de época capaz de ser protagonista en momentos muy delicados.

Foto: FOX Sports

News Reporter
Director de #MadridistaReal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *