Ismael Santos uno de los artífices de la victoria del 95

Ismael Santos nació en Orense en 1972 a los cinco años comenzó a hacer deporte a través de la natación, posteriormente a los ocho comenzó a practicar baloncesto en Los Salesianos de Orense, un deporte que marcaría su vida ya que posteriormente se convertiría en su profesión. A los trece años se traslada a Madrid ya que le ficha el Real Madrid, a partir de ese momento pasa por todas las categorías inferiores del club merengue hasta que finalmente en 1989 debuta con el primer equipo del Real Madrid.

Santos jugó un total de trece años en el Real Madrid, cuatro en la cantera y nueve en el primer equipo, en este intervalo permaneció cedido durante una campaña en Guadalajara. Los últimos cuatro años ejerció  como capitán en el conjunto blanco.  En 1999 pone rumbo a Italia para jugar en las filas de la Benetton de Treviso donde estuvo dos temporadas, en la última de ellas sufrió una grave lesión de espalda que le tuvo alejado de las canchas siete meses. Posteriormente fichó por el equipo griego del Dafni, en 2002 fichó por el Novara italiano en el que puso fin a su carrera deportiva un año después.

Con el Real Madrid ganó dos Ligas, una Copa del Rey, una Recopa y una Euroliga. Con la Benetton de Treviso se proclamó Campeón de la Copa de Italia. Disputo numerosos torneos internacionales con las categorías inferiores de la Selección Española y fue seis veces internacional con la absoluta.

La sección del Palacio del próximo número de la revista Madridista Real repasará la trayectoria del pivot lituano Arvydas Sabonis, sin duda alguna el mejor pivot de la época en Europa, los lectores de Madridista Real podrán recordar aquella final de 1995 donde el Real Madrid conquistó la octava Copa de Europa de la historia de la sección de baloncesto, Ismael Santos fue uno de los grandes protagonistas de la Final Four disputada en Zaragoza, gracias a dos grandísimas actuaciones en defensa, en semifinales contra el Limoges francés y en la final frente a Olympiacos donde siempre se recordará el gran partido del jugador gallego que gracias a una excepcional defensa logró anular a Eddie Jhonson la estrella del histórico club griego en aquella época.

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *