#Euroleague | Rudy y Ayón conquistan Kaunas (79-90)

El Real Madrid sigue imbatido esta temporada tras conquistar por 79 a 90 el Zalgirio Arena en un choque que, probablemente ha sido el partido más complicado de lo que llevamos de temporada. En éste, los blancos irían a remolque la mayor parte del mismo gracias a los continuos Pick and Pop realizados entre Nate Wolters y Paulius Jankunas que supusieron un enorme quebradero de cabeza para los madridistas hasta que Rudy y Ayón se echaran el equipo a la espalda en un enorme último cuarto que los madridistas conquistarían gracias a un espectacular parcial de 11-28.

El Zalgiris comenzaría mucho mejor el choque. Las penetraciones de Wolters y los tiros por encima de Tavares (muchas veces sin puntear) de Davies o Jankunas, unidos a los fallos en el tiro de un desacertado Anthony Randolph obligaban a Laso a pedir dos tiempos muertos prácticamente consecutivos después de que el conjunto de Jasikevicius se pusiera ocho arriba (16-8) a mediados del primer periodo.

Sin embargo, la cosa lejos de mejorar empeoraría . Nada más salir del tiempo muerto los blancos perdían el balón y el conjunto báltico lograba un 2+1 que les colocaba 11 arriba. Los blancos se estaban desangrando atrás y el Zalgiris lo aprovecharía para colocarse 14 arriba tras los primeros 10 minutos (32-18). Mucho tenían que cambiar los blancos.

El cambio de cuarto y de quinteto cambiaría por completo la dinámica y pronto dos triples y un 3+1 de Campazzo reducirían las distancias (34-27). Ahora se estaba defendiendo mucho mejor y aunque en la faceta ofensiva seguía costando anotar las sensaciones eran mucho mejores. Aún así, de vez en cuando aparecían viejas malas costumbres y una pérdida en el saque permitía a Zalgiris tener la oportunidad de volver a ponerse 10 arriba (Davies fallaría los dos tiros libres). Pese a ello, el equipo parecía mucho más concentrado.

Justo en ese instante el Madrid volvería a apretar el acelerador y con Randolph desquitándose de su horroroso primer cuarto (6 puntos consecutivos del americano) los blancos lograban colocarse a tan sólo un punto cuando el partido llegaba a su Ecuador (44-43).

Precisamente sería Randolph pondría por delante por primera vez tras el descanso a su equipo, pero cuatro puntos consecutivos de Zalgiris iniciaban un intercambio de canastas eterno. El Madrid seguía acertado en ataque pero el fantasma del primer cuarto con los continuos Pick and Pop de Jankunas y los canastones de Wolters se estaba repitiendo. Las malas sensaciones no tardarían en tener efecto.

Tras muchos minutos con intercambio de puntos, por fin el conjunto de Jasikevicius lograba marcharse en el marcador cuando el tercer triple de Ulanovas colocaba el 59-54 en el marcador. El público estaba encendido y el Madrid comenzaría a perder de nuevo balones lo que colocaba a los lituanos de nuevo a 10 a falta de 3 minutos para el final del cuarto (64-54).

El Madrid de nuevo necesitaba reaccionar y si en el el segundo cuarto fue Randolph el encargado de levantar al equipo en esta ocasión serían Ayón y Gabi Deck; el mexicano a través de sus rebotes y su distribución desde el poste alto y Deck con sus canastas desde la línea de fondo. Al final del periodo 68-62 y el Madrid que tenía que mejorar bastante ante un Zalgiris al que le bastaba un par de jugadas para destrozar a los blancos.

En el inicio del último cuartola influencia de Gustavo Ayón sería aún mayor que en el cuarto interior y poco a poco (y por primera vez en el choque) la pintura comenzaría a ser blanca. Eso, unido a la dirección y defensa del Facu permitía que el Madrid fuera poco a poco carburando hasta que el Madrid por fin lograba volviera a ponerse por encima a falta de 4 minutos y medio tras un triplazo de Rudy Fernández que obligaba a Jasikevicius a parar el partido (73-76, min.36).

Este triple serviría de acicate al Madrid que, con dos nuevos triples (uno de Randolph y otro, nuevamente de Rudy Fernández) dejaban a Zalgiris completamente noqueado a falta de 2 minutos. Jasikevicius no parecía entender en el banco como un partido que habían tenido dominado durante más de 30 minutos se les estaba escapando entre las manos (74-82, min.38).

Aún había partido pero el Madrid ya no pensaba soltarlo y pese a que algunas de sus figuras como Llull o Tavares habían realizado un partido realmente oscuro, con la presencia de un Rudy aniquilador (5/7 en triples) y de un Ayón omnipresente (30 de valoración y MVP de la jornada) a los blancos les bastaría para llegar al último minuto con el choque sentenciado (76-87).

Texto: José María Cañas

Foto: Euroleague

News Reporter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *