#Euroleague J21 | Una empanada final ensombrece la conquista turca (82-86)

La vigésimo primera jornada europea nos reunía en Estambul para disfrutar de un Darussafaka – Real Madrid de lo más emocionante. Un gran partido de los hombres de Pablo Laso que a punto estuvo de verse frustrado tras un último cuarto para olvidar.

Arrancaba el primer tiempo. Randolph como ya nos tiene acostumbrados, empezó siendo el mejor. Con un bonito mate tras pérdida de los turcos ponía a los blancos por delante en el marcador. Los locales presionaban, pero Campazzo lideraba el ataque y la ofensiva blanca. Empezó a hacer de las suyas, desplegando su gran juego y repartiendo asistencias como quería. Si al protagonismo del argentino le sumamos el acierto desde la línea de 3, el equipo de Pablo Laso se marcharía por delante en el marcador, tras un contundente 16-23. Un primer tiempo sin relajaciones, sin confianzas y con ganas de seguir afrontando los otros tres tiempos restantes, tal y como deseaba Laso en la previa del partido.

En el segundo tiempo seguiría el asedio de los de Madrid. Prepelic entraría en acción, realizando el mejor partido del esloveno en lo que llevamos de temporada en Europa. Con el esloveno haciendo lo que quería y el Madrid desatado, poco podía hacer el conjunto turco. Sin embargo, 9 puntos consecutivos de Douglas acercaban al Darussafaka a tan solo 7 puntos en el marcador. De los 14 puntos arriba de los blancos, pasábamos a tan solo 7 puntos, por lo que Laso decidió parar el partido. Con la duda de la posible lesión de Llull, se llegó al descanso en Turquía con el marcador en 38-53, tras una buena respuesta final de los blancos al acierto de Douglas.

Tras la vuelta del descanso, el partido arrancaría con dos bombas consecutivas de Carroll, en respuesta al 2+1 inicial de los locales. El partido avanzaba y Evans empezaba a enchufar un triple tras otro para los locales. Pero, por suerte para los blancos, Randolph y Campazzo conseguían distanciar de nuevo a los de Laso en el marcador.

Con los últimos diez minutos por jugar y con un Carroll espectacular, empezaría el último cuarto. Un inicial parcial de 7-0 para los turcos daba algo de esperanza a unos locales que habían ido por detrás en el marcador durante prácticamente todo el partido. Douglas seguía haciendo daño a la defensa blanca y los turcos se acercaban a 5 puntos. No se sabía nada del Real Madrid de los tres anteriores cuartos, quienes seguían sin reaccionar. Tal fue la empanada en este último cuarto, que en un abrir y cerrar de ojos el partido quedaba empatado a 82 puntos a falta de 30 segundos para el final, con un Douglas estelar. Finalmente, el partido acabaría con victoria del conjunto blanco por un ajustado 82-86, tras tres buenos primeros cuartos y un último cuarto horrible para olvidar. Douglas y Carroll los mejores en cada equipo.

Texto: Daniel Gómez-Escalonilla Sáez

Foto: Euroliga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *