#DesdeElPalacio | Resaca duradera.

Como cuando acudes a esas fiestas y saraos que se prolongan hasta altas horas de la madrugada – o incluso al amanecer – teniendo ya cierta edad, y sólamente eres consciente de ello una vez que el cuerpo se resiente al día siguiente y te hace exclamar aquello de: “es que ya no tenemos 20 años”. Algo similar es la sensación que está experimentando este Real Madrid Baloncesto que desde que se clasificó para la Final Four de Belgrado vive en una especie de resaca permanente. A ello ayuda lógicamente el hecho de que esté claramente definido su primer puesto en la liga regular en ACB de facto desde hace semanas, victoria mediante la semana pasada en el derbi frente al otrora rival capitalino por más altas cotas.
En medio de esta resaca, y en horario más propio de actividades extraescolares que de partido de Liga Endesa, todo un Baskonia visita el Palacio de Goya. Algo debe revisarse por parte de todos los actores implicados si por los motivos que fueren, uno de los productos más atractivos que pueda tener esta ACB, duelo propio de Euroliga o Final de Copa del Rey se disputa en un horario propicio para que las gradas del pabellón madrileño recuerden más al desierto de Gobi que a un recinto deportivo en plena ebullición. Todos deberían reflexionar al respecto de esta circunstancia por el bien del espectáculo y de la propia competición.
Pero vamos a lo nuestro, el partido en sí.

El Madrid de inicio con el chaval Melvin Pantzar ante la baja de última hora de Doncic. Empieza impreciso el equipo blanco con dos tapones vitorianos y 5-10 para Baskonia en el minuto 4. Causeur se marca un 5-0 él solito para devolver el equilibrio al marcador. Igualdad máxima en el cuarto. Algo más de dos minutos para Yusta, un buen Beaubois en Baskonia y 25-24 al final de los primeros diez minutos.

Mini parcial de 8-2 para iniciar el cuarto y ventaja de 7 para los de Laso a falta de 7:15 (33-26) Empieza a funcionar muy bien la conexión interior con Tavares y un buen Thompkins que sumado al acierto exterior alejan al Madrid a 14, con un Llull que ha dejado atrás por completo su lesion. Los minutos finales son un correcalles donde Baskonia parece esta más cómodo que los merengues para maquillar un poco el resultado al descanso. (52-44)

El tercer cuarto nos deja un Madrid que sale de inicio con los chavales Yusta y Pantzar. Un equipo que corre veloz al contraataque con Causeur y las penetraciones del propio Yusta. En un cuarto – como todo el partido – que parece un entrenamiento con público, en el sentido de que se nota carente de tensión, por ejemplo en los banquillos con casi ausencia de tiempos muertos pese a los muchos errores cometidos por ambos conjuntos. El Madrid cierra el cuarto con Rudy danzando casi sobre la línea lateral y ventaja de 13. (75-62)

Baskonia empieza recortando la ventaja en este último cuarto y llega a ponerse a siete puntos con los tiros exteriores de Vildoza. El Madrid administra su ventaja y el intercambio de canastas le favorece, por lo que la diferencia oscila entre los 7 y 10 puntos. Un conato de discusión bajo los Berserkers en una jugada con Diop nos recuerda que esto es un partido de baloncesto de competición. Tres faltas seguidas que encienden a los 5.800 que pueblan las gradas del Palacio de Goya. Rudy mientras hace gala de su segunda juventud con un recital de canastas en penetración, robos y asistencias. Marcelinho pierde los nervios y es sancionado con técnica. Diop y él se han enterado tarde de qué va esto….
Final del partido, 101-89. El Madrid será primero de la Liga Regular y podrá preparar tranquilo la dura Final Four. Seguiremos de resaca. Al menos unos días más.

Real Madrid 101 – Kirolbet Baskonia 89 Liga Endesa Jornada 29

Texto: @pepo2204

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *