#CrónicasVikingas | No disparen al pianista

A finales del siglo XIX en el lejano Oeste los rudos lugareños se relajaban después de su duro día en el legendario saloon ,lo que sería el típico bar español de toda la vida pero con la diferencia que además de chicas muy pintadas que llevaban bolso y fumaban, jugar al póker y beber whisky en muchas ocasiones las reuniones acababan como el rosario de la aurora y a balazo limpio…Un elemento esencial del lugar era el abnegado pianista que intentaba dar un toque relajado y festivo a la crispada audiencia tocando clásicos como Oh Susana y similares. Los pobres artistas no tenían bastante con tener que aguantar como la clientela se lo pasaba en grande con las hermosas bailarinas de corpiños ajustados sino que además su integridad solía correr peligro durante los habituales tiroteos con los que los parroquianos dirimían cuentas pendientes.

Debido a tan habituales incidentes los dueños de los locales pusieron unos carteles en el interior pidiendo que por favor no dispararan al pianista, surrealista frase que ya ha pasado a la historia y que ha quedado en el imaginario popular como metáfora para un sinfín de situaciones,como en el caso que nos ocupa podría ser la supuesta destitución del hombre que dirige la nave blanca desde hace unos meses.

Pues sí camaradas merengues,en estos tiempos de redes sociales, memes y whatsapp todos hemos recibido ya algún mensaje con el pobre Julen como diana fácil,anunciando que comerá las uvas y los turrones fuera del Madrid y que la soga que Florentino tiene eternamente guardada para la mayoría de los entrenadores está más que preparada. Parece una broma que el entrenador del Madrid esté en entredicho cuando llevamos dos meses de competición apenas,pero el histerismo habitual parece ya instalado en las altas esferas y todos los indicios apuntan a una fecha clave: La visita en veinte días al campo del eterno rival,también instalado en dudas y malos resultados pero que cuentan con el comodín de tener a un extraterreste entre sus filas.

No voy a ser yo el que defienda el nefasto y pastoso juego de los últimos partidos,la extraña gestión de Lopetegui en varios asuntos (Vinicius, rotación en la portería o Benzema indiscutible) y la forma tan abrupta de caerse el equipo tras empezar el curso sorprendiendo por su juego coral y la presión alta tras perdida,eso sí,ante rivales más bien de poca monta…Pero todo ello no es óbice para recordar la nefasta planificación de una dirección deportiva formada supuestamente por Florentino y su hombre de confianza JAS.

Igual que no hay que olvidar que este modelo nos ha llevado a ser los amos de Europa de forma increíble  tampoco debemos pasar como año tras año el núcleo más antiguo de la plantilla se inhibe y pasa totalmente de las competiciones caseras,llegando a puntos inadmisibles como los sonrojantes episodios de la temporada anterior. El empecinamiento de la cúpula en los cracks parisinos ha dejado un equipo sin filo atacante y como temíamos Bale empieza a ser de nuevo una majestuosa muñeca de porcelana y el siempre controvertido Karim vuelve a sus más delirantes momentos de languidez,amén de la preocupante dualidad de un Asensio que alterna latigazos de superclase con rachas de absoluta desidia e intrascendencia.

Si todo ésto no fuera suficiente hay que recordar que en las dos últimas temporadas la plantilla se ha debilitado atrozmente en el denominado “plan B” sin recambios a la altura,como sugirió el ahora tambaleante Julen tras la marcha de Kovacic con la nada por respuesta, of course… Aunque parezca una broma ya se empiezan a activar los rumores sobre un superfichaje en el siempre discutible mercado invernal,y cada vez se habla con más fuerza de que por la planta noble no dejan de escuchar en bucle la magnífica London Calling de los combativos The Clash, en honor de un Hazard que no disimula mucho en demostrar que está como loco por la música.

En fin camaradas madridistas, solamente estamos en octubre y aunque las perspectivas no sean demasiado prometedoras recordaremos la inmortal historia del Club, con sonados triunfos y alegrías en épocas mucho más tristes y convulsas que ésta.

Ya lo decían en 1975 Supertramp, CRISIS? WHAT CRISIS?

 

Texto: Guillermo Caridad

1 thought on “#CrónicasVikingas | No disparen al pianista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *